Artículos

El ruido

“Un trueno hace un ruido fuerte, pero es el cielo silencioso el que perdura”  Marty Rubin

Es frecuente que cuando nuestros pensamientos no se sincronizan con las emociones y acciones, el diálogo interno se ve alterado de manera significativa, generando un ruido  que impide la conexión con nosotros mismos y con la misión que nos hemos propuesto, lo cual distrae y desvía la atención de lo que es primordial.

En ocasiones dejamos de escuchar los susurros agradables del maestro interior porque sale a flote el ruido del ego, que se esconde bajo la duda y la desconfianza. Es cuando se pierden los beneficios exponenciales del silencio natural en el que deberíamos habitar y cuando pareciera que los propósitos se hacen esquivos y la voluntad se doblega. También ocurre que perdemos flexibilidad y se nos dificulta el cambio. Se minimiza el esplendor de lo que es producto de la serenidad y se pierde en la fría razón.

Cuando tratamos de optimizar lo esencial pasa a menudo que las viejas heridas tratan de retomar su lugar y perturban la tranquilidad, tan necesaria para que los talentos sean expresados y puestos al servicio. Un mundo de confusiones comienza a desfilar por la película de la vida y  emergen los detractores, propios del síndrome del impostor, que busca que las oportunidades sean estropeadas con tal de que los sueños no alcancen a concretarse.

Ese ruido complejo que por momentos nos acompaña puede originar soberbia y arrogancia que asaltan al buen criterio y menguan la capacidad de abrir nuestra mente para retroalimentarnos de otras miradas. Nos impide escuchar desde el corazón el mensaje real y asumimos actitudes desafiantes porque simplemente no hemos captado lo esencial. Es bueno regalarnos momentos de descanso que acaricien el silencio y atesoren los momentos sagrados de las buenas compañías. Es importante también que podamos nutrirnos de nuevas maneras de pensar y que llevemos a la acción esas grandes ideas que pierden validez porque se diluyen en el tiempo.

La decisión y la paciencia suelen combinarse favorablemente cuando hay ausencia de ruido para darle paso al ingenio  y la constancia. El instinto suele ser más sagaz que la razón; la conciencia se manifiesta en la pausa. La pasión atrae a la atención. La intención vence al desdén. La determinación trasciende la vacilación.

Por eso vale la pena recordar que Dios habita en el silencio…

Alejandro Posada Beuth

¡Comparte a tus amigos!

Colombia
Alejandro Posada Beuth
Terapeuta
MédicoMédico cirujano

Eventos

Próximos eventos en los que participará Alejandro Posada Beuth
No hay eventos

Artículos del autor

Un abrazo

Un propósito

Una certeza

UN PRISMA

EL VIENTO

LA SOMBRA

Agenda AIS

Eventos y formaciones

Consulta todas nuestras actividades. ¡Forma parte!

¿Te resulto interesante?

Se parte de la comunidad

Ir al contenido