fbpx

SINTERGÉTICA. UNA REVOLUCIÓN EN LA CONCEPCIÓN DE LA SALUD Y LA ENFERMEDAD – PARTE II

 

Para esto, se debe entender que el análisis de los fenómenos fuera de su contexto encarcela al ser humano en una red de juicios y prejuicios, mientras que la mente superior permite acceder al plano manásico (superior o mental abstracto), a la intuición, al mundo de las ideas y a los arquetipos ideados por Jung y Teilhard de Chardin, entre otros. Se trata de empezar a soltar los lastres que nos mantienen atados a una visión reduccionista.

En los últimos siglos, el pensamiento humano se ha sumergido en la célula, el ADN. La idea es que comience a regresar desde allí para que pueda ver al ser humano en su contexto, porque un gen aislado no tiene sentido; la idea es lograr la síntesis sin perder el análisis. Esta nueva Medicina no pretende llevar al olvido a la medicina tradicional, sino cerrar el círculo que engloba el mundo del conocimiento y el mundo de la persona, permitiendo la transmutación y el flujo de sus distintos elementos.

La Sintergética debe entenderse como una concepción de la vida, una manera de vivir, comprender y disfrutar de la vida, operativizando los conocimientos de varios paradigmas médicos; o sea, no se trata de algo relacionado sólo con la medicina, sino con el ser humano en forma integral, lo que implica ver al paciente y a nuestras propias vidas como un holos, superando el modo separatista de ver las cosas y en especial, de uno mismo. No se puede ser distinto frente al paciente, frente al hijo y frente a todo el mundo, porque esto implica vivir colocándose máscaras y armaduras que confunden y separan a las personas entre sí y, lo que es peor, las separan de sí mismas en forma imperceptible.

Existen múltiples cosmovisiones médicas, procedentes de la medicina china, ayurvédica, cuántica, de la luz, chamánica; lo mejor es recoger lo mejor de cada campo terapéutico para ofrecerlo al paciente, su familia y su contexto, espiritualizando la materia y elevando los ojos del paciente a su alma. Esto tiene mucho sentido, porque implica recuperar la integridad entre espíritu, mente y cuerpo al concebirlos como un continuo en el cual, la materia es la forma más densa del espíritu y éste es la forma más sutil de la materia. La verdadera sanación descansa en el propio paciente y eso está en su propio archivo arcano; cuando él logre sanar y logre percibir el conflicto que hay entre su personalidad y su alma, comenzará la verdadera recuperación del síntoma, que es lo más externo, a partir de su origen profundo.

 

El nivel material

Cuando se habla del mundo de la materia se habla de lo concreto, lo que se ve (la mesa, la silla, el cuerpo, las células, las hormonas, la inflamación, el cáncer, etc.). En este mundo se incluye la medicina alopática, la homotoxicología y otras corrientes. Sin embargo, existe una serie de niveles supraordenantes y omniabarcantes, es decir, son niveles superiores, pero abarcan a los inferiores, no existen separados unos de otros. En estos niveles está la energía, el mundo de la información y el mundo de la conciencia.

Esta es una perfecta analogía de cómo el ser humano es una maravillosa reproducción del firmamento y del cosmos y, así como en el universo predomina la antimateria, también en el ser humano es mucho más lo que no se ve, que lo que se ve. A pesar de esto, insistimos en restringir nuestra visión al puro aspecto físico, privándonos del acceso a las esferas superiores de la conciencia humana; si pudiéramos visualizar el aporte de cada paquete de información al ser humano integral, veríamos que a la materia le corresponde un punto muy pequeño, de la misma forma en que los planetas, sistemas solares y galaxias no ocupan más del 8% del universo “conocido”, tal como lo han descrito los físicos modernos.

La idea es que esto se aplique en la práctica diaria, no sólo frente a los pacientes, sino también en nuestra propia vida, para lo cual debemos tomar conciencia de que no existe separación entre el mundo de la conciencia, la información y la energía. Esto se puede lograr mediante métodos como la meditación, la oración y la contemplación, pero es fundamental adoptar una conducta más activa y comenzar a vivir desde nuestros chakras más superiores. La humanidad ya pasó la raza atlántida, la lemuriana, etc. y ya está en la cuarta raza, la aria, que tiene el desafío de conquistar el mundo emocional, lo que implica dejar de vivir desde el infradiafragma, en los chakras inferiores, para pasar hacia el supradiafragma. Esto significa tomar conciencia que desde los niveles supraordenantes se puede percibir, ordenar y modular los aspectos negativos de la personalidad, que se manifiestan como rabia, lujuria, inseguridad, miedo, etc. Este proceso debe hacerse extensivo a toda la humanidad, de modo que ésta debe emprender la conquista del mundo emocional, para conquistar después el mundo mental y así acceder a los chakras superiores personales, colectivos y planetarios.

El objetivo de toda terapia es elevar los ojos del paciente a su alma para entrar en conexión con la fuente universal. Si revisamos nuestras creencias, la mayoría de los occidentales tenemos una orientación católica, dentro de la cual se nos enseña que todos somos hijos de Dios y estamos hechos de la misma materia divina, pero sentimos esto sólo en el templo o cuando rezamos, después seguimos separando lo niveles. La idea es que podamos hacer de nuestra vida un holos, integrando estos mundos en el día a día, sea conversando, haciendo el amor, comiendo o discutiendo. Si todas nuestras acciones comienzan a desarrollarse desde los niveles supraordenantes, se comienzan a abrir los campos de visión y podemos acceder a niveles mucho más comprensivos, más compasivos, más amorosos.

Elevar la mirada significa dejar de mirar el ombligo, el hígado, el hepatocito inflamado por la rabia, para observar ese sentimiento y la persona o cosa que aparentemente lo ha generado. El primer paso para desarrollar virtudes superiores, como la compasión, es comprender que el victimario también es una víctima y que es parte de una cadena que podemos arrastrar eternamente si no logramos observar esa emoción y conectarnos con las fuentes energéticas de la conciencia para, desde ahí, obtener la comprensión de lo que está pasando. Esta comprensión es lo que nos va a permitir disolver nuestras inflamaciones y esclerosis.

 

El nivel de la información

En el segundo nivel, el de la información, radican los arquetipos universales. Ahí hay muchas líneas, los átomos, el inconsciente colectivo de Jung, la geometría sagrada (los icosaedros, los dodecaedros), etc., que también están dentro del mundo de la información, pero la idea es que eso sea concreto. Por ejemplo, si un niño tiene una enfermedad del colágeno se le puede hacer recordar el colágeno, para lo cual se le debe facilitar el acceso a esa información; esto se puede lograr llevándole un tetraedro, que tiene la información del colágeno y colocando esa imagen en ese campo informacional, o en ese tobillo, para generar la producción de colágeno en el lugar donde se necesite. Otro ejemplo, el paciente que tiene una articulación rígida debe acceder a la información del agua, que es una información que tu cuerpo conoce, porque tiene una resonancia mórfica, por lo tanto, se puede bajar un dodecaedro y llevarlo hacia el campo que interesa, para que se produzca la resonancia y el paciente empiece a recuperar su propia memoria.

Las leyes de los rayos establecen que existe el primer rayo, el segundo rayo, el rayo de la voluntad, el rayo del amor y el rayo de la inteligencia activa y que hay determinadas enfermedades que pertenecen a cada línea. Cuando una persona tiene una enfermedad de cualquiera de las líneas del ectodermo, como tumores o enfermedades de la piel, se puede deducir que existe una falla o una disrupción en el primer rayo y, por lo tanto, esa persona probablemente tiene un problema con su voluntad y es posible que se le deba preguntar qué le pasó con su padre. Sin duda ese paciente debe operarse y recibir quimioterapia, pero también se debe solucionar el disturbio que existe en la apropiación sana del poder de ese rayo, que emblematiza al padre, a la voluntad, a la conciencia.

Este mundo de la información se operativiza a través de la sanación, en la que se utiliza el poder de la palabra, los mantras, los resonadores arquetípicos, el láser, además de conceptos de medicina ayurvédica y de la terapia floral. En la flor que se entrega hay una información que, por ejemplo, está relacionada con el patrón del dictador, del vengativo, etc.; al dar esa flor, el mundo de la información hace que resuene, para que esa persona ordene, desde el nivel de la información, lo que se le ha desordenado.

También se utiliza gemoterapia, homeopatía, fitoterapia, medicina chamánica y terapias a través del color, del sonido y del electromagnetismo.

La geometría sagrada se compone muchos elementos, dentro de los cuales están los sólidos platónicos, llamados así porque fueron trabajados fundamentalmente por Pitágoras y Platón, pasando después desde el mundo griego al mundo egipcio y al mundo maya, hasta ser tomado en la actualidad por los científicos de las escuelas teosóficas, de las escuelas de los rosacruces, etc. Existen distintas figuras; por ejemplo, el cubo representa la tierra, lo concreto… … (Estate atento de la próxima entrega en www.sintergetica.org)

Autor: Dr. Claudio Méndez

Dr. Claudio Méndez B. (Chile). Médico cirujano Universidad de Chile, Médico Pediatra de la Universidad de Chile. Terapeuta Sintergético formado en Viavida Colombia. Neurofacilitador y docente en Neuroestrategias y A.O.N.C. Colombia, Fundación Transpersonal. Terapeuta Floral, Escuela Eduardo Bach, Chile. Publicación de trabajos de investigación en revistas nacionales y extranjeras. Conferencista Internacional (Argentina, Perú Ecuador, Colombia, Venezuela, México. Colombia, España, Etiopía). Cargos públicos desarrollados: Jefe Servicio Pediatría Hospital Dr. Juan Noé Crevani. Jefe del programa Infantil y Adolescente S. Salud XV. Director Hospital Arica. Director Servicio Salud XV. Acreditador Hospitales O.P S. programa I.I.H., Presidente Colegio Médico A.G. XV. Encargado Plan Nacional de Formación en Sintergética, Ministerio de Salud. Presidente de Fundación Pindal en Chile.

SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Estamos decididos a cuidarte. Conoce como mejorar a nivel físico y emocional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »