fbpx

 

SÉ COHERENTE Y HALLARÁS LA PAZ 

 

La vida insiste en descolocarte. Y, además, juega a varias bandas para despertar la habilidad de estar con tu camino manteniéndote en la correcta posición con aquellos a los que estás unido.

Si te dejas arrastrar por ello, puedes confundir la posibilidad de fomentar tu destreza con el propio desconcierto. No es preciso encontrar una respuesta, lo necesario y urgente es que cuides lo que está ocurriendo en ti con lo que pasa fuera. Únete a su sinfonía siendo partitura en blanco para que la vida inscriba en ti las nuevas notas y a través de ello, encuentres una nueva forma de danzar en lo que podría parecer catastrófico.

Lo único que puede darte paz, es entregarte a tu coherencia. 

Escúchala, siéntela y síguela. Es tu único vehículo seguro. A través de ella, pase lo que pase, sentirás que fuiste tú. Que diste tu mejor versión. Que nada queda pendiente. Que todo ha sido parte de un viaje al que te has dado con amor y pasión. Lo que puedes llamar resultado, tan sólo es un matiz de una etapa. Lo que realmente importa es el sentir en el cual danza tu interior. Ahí podrás valorar con integridad lo que has sido desde la humildad del eterno viajero.

No cuestiones lo que ocurre. Observa la belleza con la cual lo tratas. Ahí estará tu aportación, lo que realmente la situación demanda. No la cambies. Enriquécela y observa. Ahí reside el verdadero cambio.

Aquí comparto una reflexión ante un momento delicado que me reta a comprender lo que tanto busco fuera y no aparece.

Por la belleza que entrega la paz que nadie puede darte.

Que nunca paremos su flujo:

Existen momentos en tu vida donde todo lo que te rodea actúa en oposición a tu propio movimiento. Donde las resistencias a que las cosas tomen una dirección que te gustaría o que se supondría justo y coherente, llegan a ser de tal dimensión que la única opción viable fuera dejarlo todo y esperar a que el propio desconcierto te engulla.

Y ahora, ¿qué es lo que toca? ¿Se supone que la vida está jugando contigo? ¿Será que lo que se pone a prueba es el grado de confianza en lo que realmente resuena en ti?  ¿O, por el contrario, lo que se está retando es tu capacidad de dejar de ir en contra de la corriente y permitir que lo nuevo emerja pese a no encajar con la petición de tu voz interna?

Las respuestas no son transferibles. Cada uno tiene un camino y por supuesto un presente que recoge todo lo que ha vivido hasta entonces. Sólo uno puede saber con veracidad qué es lo que la vida le dice. Muchas veces se percibe con niebla, y resulta prácticamente imposible decidir con seguridad. A mayor grado de consciencia del proceso personal, más complicado nos resulta ver la luz de la claridad. Se ha vivido tanto, y se han experimentado tantas escenas diferentes que ya no sabes si es soltar o continuar. Cuando lo has vivido todo… ¿qué es lo que corresponde vivir ahora?

Tan duro es vivirlo en tu propia piel como siendo compañía para otro. Y cuando esto se unifica ya es toda una obra maestra.

Llevo días inmersa en este océano donde no he parado de probar diferentes opciones.

Me he visto yendo contracorriente de la tecnología, poniéndome frente a la resistencia y encontrando formas creativas como llamada al cambio. Mientras elaboraba mi propia danza no me daba por vencida, algo no encajaba, todo era demasiado sospechoso, la radicalidad de las circunstancias era tan vertiginosa que no podía sentirlo coherente. No sentía justicia. No comprendía la pieza musical que la vida nos estaba brindando. Tantas negativas, tantas puertas cerradas, tantos caminos quebrados, tantas llamadas sin respuesta, … ¿Todo lo vivido iba a acabar así? ¿Éste era el sentido del viaje?

Cuando pareciera que te arrebatasen lo más valioso, en realidad lo que te están entregando es el valor que no podías ver con tanto resultado conseguido.

 

Somos de lo recibido… de la vida acumulada de otras vidas… de lo aprendido.

Somos de lo que pensamos y sentimos… de lo que hacemos… de lo que descubrimos.

Y con todo somos… y con la nada que a nuestro todo acompaña.

Ulha Maleva

 

Desconozco qué movimiento es el adecuado. Sin embargo, hay algo claro. La música que en este momento está sonando. ¿Y si lo que tocara es ser partitura en blanco para ella? ¿Y si lo que suena pudiera tocarme sin sentir resistencias por mi parte? ¿Y si de alguna forma estoy tratando de leer toda la sinfonía sin haber pasado de los dos primeros pentagramas? Quizá, lo que toque es no abandonar mi danza, pero sí respetar la música que se interpreta, escuchando qué parte del cuerpo puede moverse por invitación de la propia vida.

Lo único que depende de nosotros, es el cómo. Por ello, colócate y lo sabrás. Que el intento de que nada se derrumbe o que la justicia se mantenga no te aparte del misterio. Tan sólo es un viaje, deja que te enseñe.

 

¿Qué hacer cuando nada tenga sentido?
Mantener la coherencia y la armonía en cada decisión.

Si el exterior parece haber entrado en locura. Es momento para mantener la belleza.

¿La belleza? Sí, ser exquisito en la forma en la cual te relacionas con lo que ocurre. Que si todo concluyera ahora, estuvieses profundamente satisfecho de todas tus acciones y de lo vivido internamente en ellas.

A lo único que podemos aspirar es a cuidar el espacio en el que estamos, embelleciéndolo a partir de nuestro toque personal. No podemos cambiar nada, pero sí entregarle nuestro don.

Por ello, si todo parece caer en picado al vacío. Acompaña a lo que está siendo dando lo mejor de ti, y permitiendo que esa caída te muestre lo que sin ella no podrías encontrar.

No hay más. No hay otra seguridad que la que nace cuando te conectas a tu coherencia y la ofreces al misterio de tu caos exterior.

Ahí es cuando brota la paz. El resto… es secundario; parte del viaje. Un punto más que unirás al resto en un futuro.

 

Sé la paz, no esperes a que la vida la traiga.
Sé la partitura para que la música del presente entregue belleza a lo que ya eres.

Con profundo respeto y bañada en gratitud. 

Todo mi amor,

Noelia Ruiz

NOELIA RUIZ REVILLA

Terapeuta sintergética corporal, bailarina, coreógrafa, profesora de danza clásica y contemporánea.
Profesora certificada de 5 Ritmos® 2011, de la mano de su creadora, Gabrielle Roth.
Graduada en Manos y Sintergética con el Dr. Jorge Carvajal.
Estudios en Ciencias Químicas, Psicoanalogía, Filosofía de los 5 elementos, Bioenergía, Medicina natural, Body Mind Centering®, Pilates, Yoga, Técnicas de respiración y sonido unido a la danza, Teatro.

SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Estamos decididos a cuidarte. Conoce como mejorar a nivel físico y emocional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »