fbpx

RESILIENCIA, INOFENSIVIDAD Y PAZ

PARTE II

 

INOFENSIVIDAD

La otra dimensión importante del dolor es tener la sensibilidad y la responsabilidad suficientemente desarrolladas, para no causarlo. No cesar daño, no herir, no generar dolor es ser inofensivo, y la inofensividad es una virtud esencial a cultivar en la via al alma, que es la via a la paz. No es fácil, es todo un camino, sin embargo, es el camino.

Decíamos que AMOR y DOLOR son los dos grandes maestros, la RESILIENCIA conecta el dolor al amor, en la via ascendente, a través de ella la transmutación del dolor en luz se da.  La INOFENSIVIDAD conecta el amor, al dolor en la via descendente: actuar sensible, responsable e inofensivamente alivia el dolor de otros, iluminando sus vidas.

COSECHAMOS LO QUE SEMBRAMOS

Cultivar la paz, es cultivar la sabiduría, ya que la ignorancia es causa de sufrimiento. Sabiduría es conexión con las leyes de la vida. Una ley esencial es que Todo queda registrado. Cada acción tiene una reacción igual y opuesta. Si agredimos recibiremos la agresión de vuelta. Puede que no provenga necesariamente de la misma fuente, tendemos a herir a alguien que es más débil que nosotros, pero entonces recibimos la herida de una fuente más fuerte que nosotros.

La mayoría de las enfermedades que nos llegan hoy día, se deben a los perjuicios que hemos causado a las plantas, a los animales y al ambiente. Ahimsa no es solo tratar de ser agradable. Nuestra acción no debe causar ningún trastorno a los alrededores.

Para aprender una tarea grande, es eficaz considerada por partes, consideremos la INOFENSIVIDAD en el ámbito de nuestra palabra. Si trabajamos ahimsa en la palabra estamos purificando nuestras emociones y nuestra mente; si lo logramos, seremos fuente de armonía, alguien a quien vale la pena conocer, alguien a quien es grato tener cerca, alguien que honra la vida.

5 NORMAS PARA FOMENTAR LA PAZ A TRAVES DE LA INOFENSIVIDAD CON LA PALABRA:

1 – NO CRITICAR – Criticar hace que otros se sientan pequeños, o que se sientan en la necesidad de defenderse. Las actitudes defensivas alejan de la paz y de la solución de los problemas. Cuando uno se defiende, se radicaliza, busca argumentos para tener razón, para ganar, en vez de buscar la verdad (aquello que aun los distintos puntos de vista).

Una mente critica está siempre encontrando dificultades, se irrita, no encuentra descanso. Desde la crítica perdemos contacto con la realidad, no vemos el mundo, lo juzgamos. Desde la crítica jugamos con los dados cargados, partimos de nuestras conclusiones y llegamos al único destino posible: confirmar nuestras creencias. Nos repetimos.

Cuando la mente es crítica uno sólo ve lo digno de objeción, no puede ver lo bueno que podría surgir de ello, así uno no sólo pierde inofensividad, pierde también resiliencia.

Dice Krishnamurti : “El mal pensamiento es en sí mismo un crimen, porque en todas las personas y en todas las cosas existen el bien y el mal, pensando mal alimentamos el mal y estorbamos la evolución”. Exactamente lo mismo podríamos decir en la otra dirección: “Una mirada luminosa es un precioso instrumento de la vida, porque en todos nosotros hay un potencial de luz por conquistar. Quien ve nuestra luz y la sostiene, nos abre el camino hacia lo mejor de nosotros mismos.”

2 – NO QUEJARSE – Es una forma más pasiva que la crítica de generar disarmonía, pero no menos tóxica. Cuando nos quejamos también hacemos sentir al otro que es inadecuado, o insuficiente.  En la queja nos ponemos en papel de víctima, y allí perdemos el poder sobre nuestra vida, cerrándonos a la posibilidad de aprender.

La queja al igual que la crítica siembran culpa y la culpa encadena a actitudes en las que dejarse abusar, negarse oportunidades y ser incapaz de ser fiel a uno mismo nos empequeñecen. La culpa es un marcador peligroso no sólo de ausencia de paz, sino de ausencia de capacidad de cuidar adecuadamente de uno mismo.

Una forma segura de transformar la queja es cultivar la gratitud, ese enfoque en lo que se nos da, lo que se nos regala, lo que es bueno y bello que nos permite nutrirnos y estar plenos.

3 – NO MENTIR Otra dimensión importante de la inofensividad, es hablar la verdad.  Si intentamos ser agradables para con los demás, pero no hablamos la verdad, los estamos engañando.  Si decimos la verdad de forma desagradable, herimos. Hablar la verdad ya es un logro en sí mismo; hablar la verdad agradablemente es su dimensión superior.

Cuando no estamos orientados a la verdad, no hay alineamiento en nuestra personalidad, en esa situación no hay posibilidad de relaciones auténticas con los demás, ni con los hechos. El resultado es el vacío, el conflicto, la confusión y la inquietud. Si emprendemos el camino a la paz, hemos de ser valientes y constantes en la tarea de examinar nuestra tendencia a ocultar nuestros verdaderos motivos. En la pureza de nuestros motivos nos lo jugamos todo, la ocultación correlaciona con motivos egoístas, detectarlo y modificarlo es esencial.

Cuando uno mismo no es recto, ni sincero, lo que vemos tampoco nos parece que sea recto. La distorsión interna, hace que lo que vemos y oímos se recibe distorsionadamente. Nuestra mente es un espejo turbio que nos impide la conexión verdadera. La solución reside en un constante autoexamen que purifique la mente.

4 – NO TENER CONVERSACION EGOCENTRICA – Al igual que con las cuatro normas anteriores con esta, la solución radica en hablar menos. Pitágoras, el gran iniciado ponía como norma a sus discípulos comenzar su formación, por tres años de silencio. La misma norma se aplica en escuelas de sabiduría de diversas regiones. Ojalá nosotros pudiéramos al menos tener tres meses de silencio, o tres días cada cierto tiempo…

Para liberarnos de nuestro egocentrismo, debemos verlo. Para verlo debemos tomar distancia. Cuando vestimos una prenda, no podemos verla desde todos los lados. Solo cuando nos la sacamos, si podemos verla por todas partes. Lo mismo ocurre con nuestra mente y con nuestra vida, debemos ver desde la distancia, qué es lo que se debe limpiar.

Sólo hablando menos vemos cuando, como y de qué forma hablamos de más. Sólo así aprendemos a escuchar. Escuchar es la forma de conocer al otro, conectar con él, comprenderlo. Escuchar es haber silenciado la mente y haber abierto el corazón. Es ser empático, incluso intuitivo. La empatía permite relaciones auténticas. Las relaciones auténticas dan paz, porque nos permiten sentir la pertenencia, que nos libera del peor temor:  la soledad.

5 – NO PROCURAR MANIPULAR O DIRIGIREsta es una norma en la que hemos de reflexionar mucho, observar sin descanso. Inmiscuirnos en asuntos ajenos sin ser invitados, es agresión, es Himsa, sin embargo, lo hacemos constantemente. Influimos en otros, aconsejamos, manipulamos, opinamos; si son personas cercanas, como hijos o cónyuges, nuestra sensación de tener derecho a influenciar en sus vidas, lejos de minimizarse, aumenta.

La actitud correcta es “Yo me rijo a mí mismo y dejo a los otros, que se rijan a sí mismos”. No tenemos derecho alguno de regir a otros, y cuanto antes lo asumamos, antes dejaremos de generarnos un pesado karma.

Acompañar respetuosamente, intervenir solo si se nos consulta, permitir que los demás tengan sus propias experiencias y cometan sus propios errores, permite relaciones auténticas, en donde el respeto y la amistad pueden florecer.

Isabella di Carlo

Isabella di Carlo es psicóloga transpersonal, escritora, conferenciante y poetisa. Especialista en Esencias Florales, Homeospagyria (Homeopatía) y AONC (Auto Observación Neutro Consciente – Neurociencias) se dedica a la psicología clínica desde 1992.

Enseña la práctica de la meditación como vía de autorrealización y servicio desde 1994. Realiza talleres prácticos para el entrenamiento en la aceptación, el perdón, la compasión y los demás valores que conducen a alinear la personalidad con el alma. Colabora desde hace 20 años con periódicos,   revistas y webs mediante artículos que promueven el despertar de la consciencia y la cultura de la paz.

Autora de  VALORES QUE CURAN: Hacia una Psicología del alma,  La Sal de la Tierra y La Vida Siempre puede más (anahataediciones.com).

SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Estamos decididos a cuidarte. Conoce como mejorar a nivel físico y emocional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »