fbpx

 

LOS SISTEMAS R.A.M. (Resonadores Arquetipos Mórficos)

Los sistemas R.A.M. forman parte de una nueva propuesta clínica para la práctica de la biorresonancia, que nacen en la Sintergética como resultado de más de dos décadas de profunda investigación. Están basados en la concepción de Campo M. de Sheldrake, la teoría de los bio-circuitos, y las bio-resonancias.

 

Salud, Enfermedad y Energía

 

Los procesos de salud y enfermedad se relacionan con flujos de electrones generados por diferencias de potencial celular, y entre diferentes órganos y sistemas.

Las neuronas están polarizadas eléctricamente para permitir el flujo de la energía. La cantidad y calidad de la energía y su distribución determinan también la calidad de la salud y la de la vida. Así como tenemos hemorragias o fugas de sangre, podemos tener fugas energéticas.

En el organismo, que es un sistema controlado por campos y señales eléctricas, se presentan también perturbaciones o interferencias al flujo de energía, que evidencian la existencia de cortocircuitos orgánicos. Estos han sido tratados por la sintergética como una extensión de la noción de campo interferente descrito en la Terapia Neural.

El fundamento básico de la Sintergética es reconocer en el paciente la existencia de un cuerpo vital o energético de carácter electromagnético. Éste representa el nivel de paso o intercambio de todas las energías que circulan en el organismo, siendo sensible entre otros estímulos sutiles a la luz, imágenes mentales y campos electromagnéticos. Estos estímulos se convierten así en herramientas básicas de la terapia. 

El estudio de la conciencia y sus relaciones con la información, la energía y la materia, ha permitido en Sintergética el desarrollo de nuevos abordajes de antiguas propuestas terapéuticas, como las reflexoterapias, y de modernos desarrollos como la neuroplasticidad cerebral, además del conocimiento de los sistemas R.A.M., que constituyen una de las grandes herramientas de la Sintergética

 

Resonadores de Arquetipos Mórficos

 

R.A.M. es la sigla de Resonadores de Arquetipos Mórficos. Un arquetipo mórfico es una imagen, que corresponde al molde o programa de la función normal del órgano. El órgano se concibe así como un centro de proyección de un patrón ordenado de información o campo de resonancia mórfico. El sistema R.A.M. favorece así, la resonancia del órgano con su programa original. 

Favorecen la eliminación de la interferencia o ruido, permitiendo que en las partes afectadas se restablezca la información de la totalidad, condición esencial para una salud concebida como integridad armónica.

Entran en resonancia con la energía y la información biológica, pero una vez que se desconectan del organismo, esa energía y esa información desaparecen. Esta es su característica técnica fundamental, pues nos va a permitir que la energía no se transfiera de una persona a otra.

¿Cómo se crearon?

Los trabajos iniciales del Dr. Carvajal con los equipos de bio-resonancia investigaron la transferencia, el procesamiento y el tratamiento de señales electromagnéticas desde y hacia el organismo, llegando al descubrimiento de  una forma de resonancia no energética, que recoge y transfiere imágenes o patrones complejos de información produciendo cambios estructurales rápidos y efectivos a nivel orgánico, emocional y mental.

 

¿Cómo funcionan?

El organismo emite imágenes a la velocidad de la luz de su actual estado de organización a diferentes niveles (celular, orgánico, sistémico, emocional e incluso mental) según el lugar de emisión. A través de la adecuada conexión de ciertos subsistemas, las placas del sistema R.A.M. vinculan entre sí las zonas clave del organismo. Pero no sólo las vinculan, además recogen y transfieren los patrones complejos de información a todos esos niveles, produciendo una reestructuración, eliminando interferencias y aumentando los niveles de auto-reconocimiento.

Reestableciendo la comunicación perdida y generando cambios estructurales

El dolor según su modalidad puede asociarse tanto a un déficit como a un exceso de energía. La inflamación, que está muchas veces en el origen del dolor, es considerada el común denominador que subyace a procesos inmunes y metabólicos que caracterizan la enfermedad crónica. En la perspectiva biofísica es un proceso oxidativo asociado a la pérdida de electrones.

Los síndromes de fatiga crónica y las fibromialgias se asocian a fugas energéticas que pueden ser corregidas. Los trastornos en la calidad de la energía se asocian a parasitajes energéticos, en los que una energía de determinada frecuencia no ocupa el lugar que fisiológicamente le corresponde. Los trastornos en la distribución de energía se relacionan con campos interferentes, en los que se presenta un incremento de la resistencia eléctrica que dificulta las transferencias de energía e información.

Los sistemas R.A.M. promueven el desbloqueo de informaciones del inconsciente, generan coherencia cardíaca, permiten integrar los tres niveles de la energía, el eléctrico, el magnético y el metabólico, restableciendo la comunicación perdida entre los diferentes subsistemas del sistema de información biológico, generando cambios estructurales rápidos y efectivos a nivel orgánico, emocional y mental.

 

La Sintergética supone toda una revolución en la concepción de la salud y la enfermedad. Dibuja un modelo operativo que se desarrolla en tres niveles: la materia, la energía y la información.

Estos niveles no están separados, son interdependientes y complementarios y están unificados por un campo relacional inclusivo: la consciencia. En palabras del doctor Jorge Carvajal,

 

“cada nivel es necesario, el único error es desintegrarlos o mirarlos como sistemas separados”.

+4.000

Estudiantes por todo el Mundo

+55

Docentes Internacionales

SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Estamos decididos a cuidarte. Conoce como mejorar a nivel físico y emocional.

Translate »