fbpx

PNL Y HÁBITOS MENTALES SALUDABLES

En las ciencias de la salud, se denomina hábito a cualquier conducta repetida regularmente que requiere de un pequeño o de ningún raciocinio para ser ejecutada. Los hábitos son comportamientos aprendidos, no reacciones innatas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social”. Este concepto va más allá de la existencia o no de enfermedad. El bienestar físico, mental y social implica un estilo de vida saludable del que forman parte la alimentación, el ejercicio físico, el equilibrio emocional, la relación con el medio ambiente y las relaciones sociales nutritivas.

Entonces, ¿qué son hábitos saludables?: aquellos comportamientos que tenemos asumidos como propios y que inciden de forma positiva en nuestro bienestar físico, mental, emocional y social. Teniendo en cuenta que atender todos y cada uno de estos elementos es esencial: ¿por qué no comenzamos a cultivar nuestra salud y felicidad entrenando hábitos mentales saludables? Todo comienza y se gestiona en la disposición de la mente, y de ella depende todo lo demás.

Grandes escuelas de sabiduría han destacado de una u otra forma la imperiosa necesidad de cultivar el jardín de la mente. La Programación Neurolingüística (PNL) siguió y sigue insistiendo en ello: quiere enseñar a la gente a pensar y sentir a su favor.La PNL surge a principios de los años 70 en el entorno de la Universidad de Santa Cruz en California por la investigación realizada por Richard Bandler, un informático y por aquel entonces estudiante de matemáticas y psicología, y por John Grinder, profesor de la Universidad, Graduado en Filosofía y Doctor en Lingüística. Se dedicaron a estudiar a excelentes comunicadores y terapeutas tratando de encontrar el origen de su “excelencia” y los métodos que utilizaban para lograr grandes cambios en sus clientes. En 1975 publicaron su primer libro “La estructura de la magia” en el cuál explicaban cómo se comunicaban estos profesionales y lo que hacían para lograr esos importantes cambios en las personas. Comenzaron a considerar a los seres humanos como un único sistema mente-emoción-cuerpo y definieron los patrones de conexión que existen entre la conducta y la experiencia.

La experiencia es nuestra representación interna y personal de la realidad y se construye a través del lenguaje. La conducta está condicionada por esa representación interna y personal de la realidad, que es la que activa nuestras respuestas (conscientes o inconscientes). Por ejemplo, si tengo previsto ir de excursión, y en el momento en el que me dispongo a salir comienza una gran tormenta que me lo impide, la manera en cómo me represente internamente ese evento condicionará mi estado y comportamiento final. Puedo representarlo como un problema y estar el resto del día cabreado conmigo mismo y con las personas de mi entorno, o puedo representarlo como una oportunidad para hacer otras cosas que de otro modo no hubiese hecho, como ir al cine o leer en casa tranquilamente. El lenguaje que utilice internamente para evaluar el suceso, “problema” u “oportunidad”, construye esa representación interna que condicionará mi estado posterior y mi conducta.

¿De qué depende que vea un problema o una oportunidad?: de los patrones lingüísticos, muchos de ellos derivados de estrategias inconscientes y aprendidas, y de las representaciones mentales internas que surgen de ellos. Otro ejemplo: si cada vez que me equivoco utilizo un patrón lingüístico del tipo “¡Qué tonto soy!”, “¡Qué inútil soy!”, posiblemente acabaré representándome a mí mismo como “tonto e inútil”. De igual modo si cada vez que me equivoco, uso un patrón lingüístico del tipo “¿Qué puedo aprender de esto?” o “Sólo se equivoca el que se pone en acción y estoy contento de aprender haciendo”, mi autoestima y capacidad de superación ante los diferentes retos que surjan aumenta.

PODEMOS CULTIVAR UN LENGUAJE NUEVO QUE CONSTRUYA Y NUTRA, Y CAMBIAR NUESTRO DIÁLOGO INTERNO CASTRANTE

La PNL nos permite comprender fácilmente cómo hemos configurado nuestros pensamientos, emociones y formas de comunicarnos con nosotros mismos y con los demás. Hablamos de comunicación in terna cuando nos referimos a nuestra particular forma de diálogo interno. El modo en que nos hablamos a nosotros mismos afecta en gran medida nuestra comunicación con los demás.

La PNL es un modelo formal y dinámico de cómo funciona la mente y la percepción humana, de cómo procesa la información, la experiencia y las diversas implicaciones que esto tiene en la vida de cada persona. Este modelo permite descubrir cómo se forman los hábitos mentales y emocionales, esa conexión única y personal que realizamos debido a nuestras experiencias y creencias. ¿Qué pasaría si pudieras cambiar las formas habituales de pensar, sentir y hacer que te perjudican y te impidieran vivir sano y feliz?

Richard Bandler define la PNL como un “método educativo para aprender a utilizar nuestra propia cabeza” y, aunque es una definición humorística, la realidad es que al permitirnos entender “cómo” pensamos, sus técnicas nos ayudan a ordenar nuestro diálogo interior para poder generar un lenguaje potenciador que construya y nutra en vez de generar incertidumbres y fricciones que luego pueden causar somatizaciones, ineficacia e infelicidad.

Otra cuestión esencial: la neurociencia actual ha verificado que terminamos siendo adictos a la química interna que producen nuestras emociones habituales, aunque nos haga sufrir, siguiendo el hábito que refleja el refrán “Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”. Para salir de ese bucle adictivo hay que “desintoxicarse”. Si eres adicto a ver siempre la parte negativa, a poner peros, a ver los juicios, a sentirte víctima… buscarás experiencias que te lo hagan revivir sin darte cuenta.

La PNL pone de manifiesto que cada uno de nosotros piensa distinto que los demás y, aunque utilicemos la misma palabra, la representación interna y personal es diferente, al igual que las reacciones que provoca. El “amor” en realidad no existe, cada uno construye mentalmente su idea personal e intransferible a través de representaciones con imágenes, sonidos y sensaciones. Tu representación es única e irrepetible.

“SI ALGUIEN DESEA UNA BUENA SALUD, PRIMERO DEBE PREGUNTARSE SI ESTÁ LISTO PARA ELIMINAR LAS RAZONES DE SU ENFERMEDAD. SOLO ENTONCES ES POSIBLE AYUDARLO”. HIPÓCRATES

 

Conociendo el proceso de formación de estas “representaciones” que nos hacemos de la “realidad”, podemos aprender a desactivar emociones que nos están haciendo daño y que nos impiden, por ejemplo, tener relaciones plenas y estar en paz. Además, podemos aprender algo que puede ser considerado casi más importante: “potenciar las emociones positivas que nos posibiliten descansar en nuestras fortalezas, ampliar horizontes y disfrutar más de la vida”. Muchas veces, potenciando lo positivo y quitando la atención de lo negativo, los obstáculos terminan por diluirse si dejamos de activar y reforzar esas redes neuronales de pensamientos negativos recurrentes.

Merece la pena enfocarse en recordar todas aquellas veces en las que fui feliz, recrearlas, revivirlas, todas las veces en las que sentí seguridad, confianza, paz, centramiento, fuerza, ternura, lucidez, flexibilidad, resiliencia… Son emociones mucho más satisfactorias y entretenidas. Y a esto lo llamamos “un hábito saludable”.

En 30 años de experiencia trabajando con la PNL hemos comprobado muchas veces que cambiar los hábitos mentales y emocionales tiene gran repercusión en nuestra salud y en la de nuestro entorno. Sólo hace falta una cosa: ponerse manos a la obra y querer cambiar lo que nos limita con todo el corazón.

¿POR QUÉ LA LLAMARON PNL?

PROGRAMACIÓN: porque hay que partir de que estamos programados o condicionados por nuestros recuerdos, creencias o patrones de aprendizaje, y la buena noticia es que podemos reprogramarnos para desactivar programas limitantes.

NEURO: porque el cerebro genera redes neurológicas donde se alojan representaciones encadenadas de lo percibido y vivido: mapas de la realidad, diferentes para cada uno. Y esas redes se pueden cambiar para activar tendencias positivas y empoderadoras.

LINGÜÍSTICA: porque el lenguaje estructura y es estructurado por nuestro proceso de pensamiento, sostiene nuestra conducta y disposición ante la vida, y podemos cultivar un lenguaje nuevo que construya y nutra, y cambiar nuestro diálogo interno castrante.

GUSTAVO BERTOLOTTO

Artículo publicado en la Revista Vivo Sano nº 20.

Gustavo Bertolotto es ponente invitado al Congreso.

GUSTAVO BERTOLOTTO

Gustavo Bertolotto es Economista, Fundador del Instituto de Potencial Humano, y Socio Fundador de la Asociación Española de Programación Neurolingüística (AEPNL), introduciendo la PNL en España. Es especialista en “Design Human Engineering”, Coach Profesional Senior (CS) de AECOP-EMCC (Asociación Española de Coaching Ejecutivo Organizativo y Mentoring), Coach Profesional Senior (CPS) de ASESCO (Asociación Española de Coaching) e instructor autorizado de “Mindfulness método MBSR” por la Universidad de Massachusetts. Es formador y conferenciante internacional, así como autor del libro “Activa tu potencial con PNL” y co-autor del libro “Coaching Hoy. Teoría general del Coaching”.

 

Lucía Gonzalez es conferenciante invitada en el Congreso Online “Gestores de Conciencia por la Paz”.

Newsletter

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »