fbpx

 

NUTRE EL HARDWARE Y EL SOFTWARE DE TU CEREBRO

 

¿Cuál es la importancia de nutrir adecuadamente el cerebro? Para tener bienestar. 

 

¿Para qué queremos mejorar la salud? Para sentirnos mejor, para tener una vida más larga y sobre todo de mejor salud. Y eso incluye también la parte emocional. 

 

Se nos olvida que el cerebro es un órgano que también requiere nutrientes para poder expresar sus funciones, cognitivas, de memoria y por supuesto la parte emotiva. Algunos ven al cerebro como un súper computador. Hoy en día no hay un computador tan potente como un cerebro, pero es un buen símil para poder comprender cómo funciona. Si vemos un ordenador o un computador (como se  dice en Suramérica), está la parte del hardware que serían todos los circuitos, y la parte del software serían los programas. Hoy vamos a trabajar un poco la parte del hardware cerebral, que son los nutrientes, y un poco más de lo que sería el software cerebral, que son los pensamientos, los hábitos mentales, etcétera.

 

En los últimos años he visto que si solo trabajamos la parte biológica con la nutrición y la suplementación, pero no lo hacemos con los otros aspectos que tienen que ver con las emociones, los pensamientos, etcétera, no llegamos a tener un bienestar emocional. Entonces a veces le doy más importancia a la parte biológica, que es lo que a veces se nos escapa a todos. Y en este confinamiento la idea es que busquemos en casa una nutrición adecuada para protegernos también desde el punto de vista inmunológico, y no solamente emocional y cerebral. 

 

Los mismos nutrientes que nos vienen bien para el intestino y para el sistema inmune también son adecuados para el cerebro. ¿Cuáles son esos nutrientes básicos que requiere el cerebro? Son los ácidos grasos, especialmente fosfolípidos. Nuestro cerebro, principalmente la parte sólida, está compuesto por colesterol. Tanto que hablamos del colesterol como el enemigo número uno y realmente las grasas saludables son muy importantes y vitales para la salud del cerebro (no estoy hablando de las grasas trans, ni la margarina, ni los refinados). Requiere también por supuesto de minerales, aminoácidos, vitaminas y carbohidratos, en concreto carbohidratos de buena calidad. 

 

Al cerebro le viene muy mal el exceso de azúcar e incluso se está planteando hoy en día que en el Alzheimer y ciertos tipos de demencias hay una especie de diabetes “tipo 3” a nivel cerebral.

 

De las grasas de calidad hay algunas muy interesantes como el aceite de coco extra virgen que podemos incorporar por ejemplo en batidos o incluso agregarlo al café, o las grasas de pescado. Las claves básicas de las grasas de calidad se indican en su contenido de omega 3 y especialmente su componente de DHA (ácido docosahexaenoico, un tipo de ácido graso omega 3 que se encuentra de manera natural en la leche materna, el pescado azul y otros alimentos). Hoy día tenemos que buscar pescados pequeños azules (por la contaminación del mercurio y otros metales pesados) o bien suplementarnos. 

 

La idea es que busquemos estos nutrientes que necesita el cerebro a través de los alimentos mediante compras inteligentes 

 

El cerebro también requiere colina. La colina está, entre otras partes, en la yema del huevo, por ejemplo. Requiere la participación del complejo B. El complejo B es muy importante para el cerebro, y hoy en día con los refinados de las harinas y de los granos se ha quitado su componente tan importante para la salud cerebral y emocional. Requerimos B12 y B9 que es el folato, el ácido fólico. De él se escucha mucho de su importancia en el embarazo para prevenir problemas en el recién nacido, y actualmente por la falta de consumo de hojas verdes y exceso de productos refinados estamos teniendo dificultades para obtener el complejo B. Por lo tanto, son nutrientes que debemos incorporar y buscarlos en alimentos integrales. 

 

El cerebro no solamente se alimenta de nutrientes sino también de la motivación, de hobbies, de emprender cosas nuevas.

 

Es como un músculo que requiere también ejercitarse y ponerlo al límite. Así como cuando hacemos ejercicio físico al comienzo nos cuesta un poco realizarlo e incluso puede darnos dolores, lo mismo pasa con el cerebro. Tenemos que buscar actividades que nos motiven. Te invito a buscar retomar hobbies o buscar cosas que te interesen desde el punto de vista intelectual, porque eso también es activación y es una medida preventiva para nutrir el cerebro. En Sintergética tenemos los pensamientos semilla,  que son afirmaciones o frases en presente que podemos realizar en la mañana o en la noche y que queremos incorporar en nuestra vida, siendo una manera también de cambiar el software cerebral a nivel digamos emocional.

 

Y el ejercicio se nutre del oxígeno. Cuando no hacemos ejercicio, cuando estamos sedentarios y en la zona de confort nos falta tener esa parte de extremos, siendo el ejercicio es muy interesante para el cerebro. Se ha visto que cuando se hace ejercicio se liberan sustancias que ayudan a crecer el sistema nervioso y que ayudan a formar nuevos nervios. Es un proceso lento, pero el cerebro también se está renovando y perdiendo muchas neuronas a la vez. Desde los 20 años ya se empieza a ver una disminución progresiva de los nervios, y por lo tanto si no lo ejercitamos y nutrimos de una manera adecuada esta situación nos va a llevar a tener problemas de demencia entre otros.

 

Hay conceptos más avanzados como el concepto de los Campos Mórficos de Rupert Sheldrake que vemos en Sintergética. El Dr. Sheldrake es un biólogo de Oxford que pudo encontrar que las especies están unidas a nivel del aprendizaje. Incluso en algunos experimentos que él hizo vió que en algunas especies de chimpancés que aprendían una labor, otras la podían aprender incluso a distancia. Entonces en este momento de confinamiento cabe plantearse como especie humana qué es lo que estamos aprendiendo y cómo esa información se está transmitiendo de una manera instantánea a todos nosotros. Además de la parte obviamente trágica que esto conlleva, quizás lo que está sucediendo ahora es un avance que nos trae grandes enseñanzas.

 

Dr. Jorge Enrique Ángel

Jorge Enrique Ángel, médico experto en medicinas complementarias

SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Estamos decididos a cuidarte. Conoce como mejorar a nivel físico y emocional.

Traducir »