fbpx

LA SATISFACCION DEL TRABAJO O EL TRABAJO A SATISFACCION 

“Elige el trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”
(Confucio)

 

Invertimos aproximadamente la tercera parte de nuestra vida adulta en el trabajo, aquello que con suerte realizamos a lo mejor buscando un poco el sentido y la forma de ganarnos la vida y que algunos relacionan como la consecuencia directa del castigo por haber “perdido el paraíso”.

Pero esto último debe constituirse en el desafío, en el reto que nos permita asomarnos al mundo y observar sus necesidades para que hagamos de nuestras labores una verdadera y genuina consagración, repleta de bendiciones, que nos permita desarrollar habilidades e iniciativas dignas dirigidas a rescatar la alquimia del esfuerzo y su traducción en logros y servicios que honren lo que somos y hacemos.

El respeto, la actitud y el gusto que imprimimos en nuestras actividades en pro del emprendimiento, seguramente han de inspirar a otros para renovar y animar los sueños, posibilidades y promesas y, de esta manera, escuchar el llamado interno que nos recuerda que las vivencias y acciones son realizadas en nombre de una vocación, para un cambio cualitativo que nos permita contemplar nuevas perspectivas y optimizar conductas como agentes de reconexión.

Ahínco, vigor y empeño son necesarios para ser pioneros en el objetivo de alcanzar metas o realizar proyectos. De la determinación y la pasión que dicte el corazón depende en gran parte no solo el poder llegar a ello, sino que se revele la magia de la trasmutación para que el oficio consumado se convierta realmente en el mejor pretexto en el intento de que esa única raza que se llama humanidad, ascienda por el camino de la evolución hacia el desarrollo de la Conciencia.

Más que a satisfacer necesidades básicas, el trabajo debe orientarse entonces a que la compensación obtenida, producto de ese sacrificio, sea un instrumento de buena voluntad, un medio para llevar a cabo el Plan Mayor, una gratificación de los deseos sublimes que eviten la esclavitud ante la expectativa del día por nacer y pensar más bien en el “haber espiritual” a modo de máxima expresión del humanismo y filantropía como reconocimiento de la reserva económica del mundo.

Alejandro Posada Beuth

ALEJANDRO POSADA
Alejandro Posada es médico cirujano con más de 25 años de experiencia y formación en medicina tradicional China, auriculoterapia y auriculomedicina, fitoterapia, medicinas vibracionales, terapia neural, medicina biológica, ayurveda y sintergética. Cofundador del grupo VIAVIDA y la Asociación Internacional de Sintergética.

SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Estamos decididos a cuidarte. Conoce como mejorar a nivel físico y emocional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »