fbpx

 

LA ILUSIÓN

“Esa ilusión, por pequeña que sea, no merece dormir eternamente a oscuras”

Cristina Selva

 

Siempre es necesario y reconfortante tener un impulsor en nuestra existencia para poder así concentrar fuerzas y mantenernos cargados de emociones positivas en dirección de los sueños. Esa chispa de ilusión debe ser lo suficientemente “contagiosa” como para nutrir la imaginación desde el corazón sin dejar de sorprendernos y permitiéndonos renovar a cada instante la sensación de satisfacción, fruto de esos pequeños instantes que resultan ser irremplazables.

Las mejores razones para encontrar ese refugio de ilusiones, generalmente están bañadas de pureza, ternura, nobleza y sublimes deseos que consienten y aprueban el gozo suspendido en el tiempo para no renunciar a las mejores notas y seguir pensando que es posible acariciar el brillo de las aventuras y ordenar las ambiciones más excelsas que nos sentencian a bordear la cumbre de lo majestuoso.

Es bello conservar la fantasía. Es importante negar el ocio o la rutina para derrumbar obstáculos. Es bueno detener la prisa para disfrutar del viaje abandonándonos en el rodaje de la película de la vida, sin urgencias ni premuras, para poder complacernos en la grandeza de lo elemental y mantener la verdadera expectativa de quien esculpe los momentos que, a la postre, serán inolvidables. Es prioritario evitar las distracciones para no desperdiciarnos en el intento y, más bien, intimar con el encanto del enfoque para mantener la mirada firme en la realización de la profecía que emerge del verdadero Ser.

Que la travesía se camufle siempre en la inspiración para elevar el tono y que el esfuerzo se vea compensado permitiendo mantener encendido el tizón de lo que ya está en camino. Que se ilumine el sendero y que los desvelos y los antojos sean mitigados por el verbo amar conjugado en presente. Que la noche sea apenas el preámbulo del nuevo amanecer para que esa ilusión “no merezca dormir eternamente a oscuras”. Que el alfarero de las ilusiones se deleite con su obra y revele lo que estaba esperando surgir. Que no haya lugar al agotamiento y que la llama de las travesuras no se apague nunca, para que el niño que llevamos dentro se divierta y se recree en cada destello de júbilo y alegría. Que podamos seguir remando al unísono hacia el horizonte despejado para contemplar la inmensidad. Que la costumbre no tenga lugar para que podamos seguir embriagándonos con la perfección de lo creado…

 

Alejandro Posada Beuth

 

ALEJANDRO POSADA

Alejandro Posada es médico cirujano con más de 25 años de experiencia y formación en medicina tradicional China, auriculoterapia y auriculomedicina, fitoterapia, medicinas vibracionales, terapia neural, medicina biológica, ayurveda y sintergética. Cofundador del grupo VIAVIDA y la Asociación Internacional de Sintergética.

SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Estamos decididos a cuidarte. Conoce como mejorar a nivel físico y emocional.

Traducir »