fbpx

LA CONTEMPLACIÓN EN LA VIDA DIARIA

 

Cuando contemplamos algo, ya sea un árbol, el mar, la luna, el rostro de un hijo, etc.  sabemos que estamos yendo más allá del ver y observar, estamos profundizando como si quisiéramos fundirnos con lo que estamos viendo, siendo uno con ello, con el mundo, con el universo, con la totalidad.

Pero empecemos desde el principio que significa CONTEMPLACIÓN, esta deriva del griego “TEMPO” que significa algo delimitado, una temporada, un periodo o un tiempo, también deriva del latín “TEMPLUM” que se refiere al lugar donde se acude a observar augurios y el prefijo “CON” significa juntos o con otros, cuando los griegos o los romanos se hablaban dentro del templo, observaban, evaluaban y consideraban juntos.

 

“La contemplación entonces es un estado de ser en uno mismo, con el otro y con todo lo que nos rodea”.

 

Significa, ser más sensible ante la energía sutil de la vida y experimentada como un nosotros y no como un “yo”, parece un modo de “SER” más que un modo de hacer algo.

Para algunos autores como Paul Pearsall, es como entrar en resonancia, para ello implica al corazón y el término que utiliza es CARDIOCONTEMPLACIÓN que es una forma de oración receptiva. No es para pedir nada, ni para dirigirse a un poder superior, sino para escuchar al poder que está dentro de su corazón, en busca de su profunda conexión con el creador.

Otros autores como Spencer Holst señalan a la contemplación como SILENCIO BRILLANTE, Stephen Rechtschaffer habla de “TRASLADO EN EL TIEMPO” y los investigadores del instituto Heart Math es “PAZ AMPLIFICADA”

Mihaly Csikazentmihalyi nos habla del “FLUJO” porque es quedarse tan completamente absorto en lo que está haciendo que todas las sensaciones de tiempo, espacio y yo, parecen desaparecer.

Se relata que el santo cura de Ars, comenta la anécdota de un campesino que acudía a la iglesia de un pequeño pueblo y se arrodillaba con fervor y se pasaba horas rezando y lo hacía muy seguido, al sacerdote de la iglesia le llamo la atención y le preguntó, que haces que te quedas tanto tiempo y el respondió… no sé, yo lo miro, él me mira…

Cuando el famoso pianista Arthur Rubinstein la entrevistaran alguna vez él decía, “las notas las toco como cualquier pianista … pero en las pausas …”, las pausas son intemporales, son tiempos sin tiempo, son el vacío que hacemos para recibir …

La ciencia ha tratado muchísimas veces de remendar o repetir esos instantes y la que ocurre son situaciones que no tienen explicación “científica” como el caso de los operadores PEAR del programa de Anomalías en Ingeniería de la Universidad de Princeton New Jersey 1997, que realizaron cientos de experiencias que no encontraron explicación a los resultados, entre ellas cabe mencionar dos de ellos, el primero llamado la “técnica del yogurt de vainilla” donde recopilaron muchos voluntarios  que tenían que conectarse con una computadora que registraba los números 0 y 1 aleatoriamente, y de todos los voluntarios  que asumieron poses de concentración, atención, hasta de yoga, solo una que comía su yogurt de vainilla, mientras realizaba la prueba sin parecer que le importara nada, es lo que tuvo más aciertos, el otro caso fue del llamado “conciencia del pollo” donde se puso en una habitación aun grupo de pollitos en una zona determinada y una computadora robot escaneaba cada espacio de la habitación sin dejar ningún espacio libre de un lado a otro, muchísimas veces con el paso de los días comenzaron a notar que la maquina se quedaba milésimas de segundos más en la zona donde estaban los pollitos como si existiera una energía que hacía que la máquina se quede más tiempo en la zona donde estaban ellos.

Cabe mencionar, aquí las experiencias acumuladas de muchísimos casos de pacientes trasplantados del corazón donde en casi 15% relatan como si estuvieran conectados con otro ser dentro de ellos y los niños lo mencionaban más claro cuando decían que podían sentir al otro niño dentro de sí, estadísticas recogidas por el psiconeuroinmunólogo Pear Pearsall y los Drs. Gary Schwartz y Linda Russek que fueron directores del laboratorio para sistemas de Energía Humana – programa de medicina integradora de la universidad de Arizona.

Alguna vez Sor Teresa de Calcuta mencionó que Dios le habló…y le dijo que tenia que dedicarse al servicio de los más necesitados, será que en esos momentos se encontraba en vacío, para poder recibir la experiencia divina, por ello San Juan de la Cruz al referirse a la contemplación nos habla de la oración del Desapropio, es decir cuando uno no se pertenece así mismo, sino que es parte de la totalidad, solo así activa el corazón que es la morada del alma, que es donde se encuentra el sentido y propósito de la existencia. También hablaba de la ciencia del amor, la ciencia sabrosa de la contemplación…la ciencia de altísima sabiduría y lenguaje de Dios.

Muchas tradiciones, filosofías, religiones, entienden la contemplación desde su perspectiva, lo primero que surge es si la meditación es lo mismo que contemplación, y si la cardiocontemplación es igual a neurociencia contemplativa de los investigadores del grupo Heart Math o a la oración contemplativa de los cristianos.

Intentemos buscar una aproximación a estas visiones, San Juan de la Cruz nos dice que la meditación proporciona un conocimiento mediato de Dios, mientras que la contemplación predispone a un conocimiento inmediato (ciencia secreta de Dios).

Para los investigadores del grupo Heart Math, el proceso de meditación es un conjunto de técnicas que inducen un estado alterado o un enfoque de la conciencia e incrementan la atención y la conciencia. La mayoría de tradiciones espirituales y religiosas incluyen alguna forma de meditación y estos estados producen cambios en todo el cuerpo: respiración y ritmo de palpitaciones más lentas, presión arterial disminuida, relajación, etc. Al ser la meditación un proceso complejo, generalmente se divide en 2 partes: técnicas de concentración y de apertura. Estos 2 enfoques para la alteración de los estados de conciencia, tiene en grado diverso a apoyarse primariamente en la cabeza y no en el corazón y requieren un esfuerzo mental o “cerebral” considerable.

La meditación por concentración implica enfocar la atención y la conciencia en la respiración propia, en una palabra, en una frase, mantram y a la vez se respira profundamente.

Las técnicas de apertura, a diferencia se enfoca sobre el aquí y el ahora, dejando que pasen los pensamientos, no tomándoles en cuenta, como pasan las nubes en el cielo.

La cardiocontemplación es sinónimo de “coherencia cardiaca” (corazón equilibrado, firme y feliz), permite que el corazón donde radica el alma, según la antigua tradición, se convierta en un intermediario entre el cuerpo físico y el cuerpo espiritual, y este último encuentre conscientemente su espacio.

La cardiocontemplación la podemos considerar como una de las formas de conectarse con el inconsciente colectivo (escuela de Jung).

Mediante la cardiocontemplación se puede atraer la atención del cerebro hacia su corazón uno permanece inmóvil, quieto y permite que ocurra la respuesta de resonancia (pensar con el corazón). Es una derivación de la “técnica del marco congelado” del grupo Heart Math, que es un estado en que las memorias celulares quedan más libres para emerger y cuando lo hacen, se produce la ruptura del pacto letal entre el cerebro y el cuerpo, luego no solo se busca recuerdos de estados de paz ya pasados, sino almacenar recuerdos del momento presente más feliz y luego enviar esta energía a todas las personas y cosas que están alrededor.

Para el budismo, la meditación es poner atención a lo que está pasando, a lo que se está sintiendo o pensando, la contemplación es poner atención a la conciencia que se da cuenta de lo que está pasando, de lo que está sintiendo y pensando. Si un espejo o cristal es la consciencia, los reflejos que salen son las emociones, pensamientos, sentimientos, la contemplación es ser el espejo o cristal no perturbarse por los reflejos.

Para la iglesia católica existen 3 tipos de expresiones dentro de la oración: la oración vocal, la meditación y la oración contemplativa.

La oración vocal es aquella oración que tiene una forma ya establecida y es exteriorizada en voz alta, la meditación es una reflexión única y personal que no depende de palabras preestablecidas, sino que es una conversación con Dios desde el corazón. La meditación es sobre todo una búsqueda, el espíritu trata de comprender el porqué y el cómo de la vida.

La oración contemplativa deja de lado las palabras y los pensamientos y se centra más en experimentar la presencia de Dios.

La neurociencia contemplativa es la que estudia qué cambios produce la meditación en la función y estructura del cerebro. Tiende a mejorar la memoria, la capacidad de razonar, la atención, creatividad, promueve el sentimiento de compasión, mejora nuestra capacidad de comunicación interna y el registro de nuestras emociones.

 

La cardiocontemplación o la sintonía con el código del corazón se puede lograr a través de los siguientes pasos:

  1. QUÉDESE QUIETO: recuerde que el máximo movimiento es la máxima quietud y eso se logra colocándose en el ojo de la tormenta. Eckart SXIII, decía: “no existe nada en toda la creación semejante a Dios como la quietud”. La manera más sencilla para lograrlo es respirar profundo y suspirar.
  2. ALIGÉRESE: y para ello hay que soltar el lastre, solo así podemos elevarnos. E.K. Chesterton decía: “los ángeles vuelan porque se toman con ligereza”.
  3. CÁLLESE: Esto incluye sobre todo hablar con uno mismo, por ello Oscar Wilde decía:” no le hablo a Dios para no molestarle”.
  4. ENTRE EN RESONANCIA: en su forma más simple, es vibrar en la misma frecuencia del corazón del otro, con los otros, con la totalidad.
  5. SIENTA: Si estamos sintonizados con el mundo que nos rodea, volvemos al origen porque estamos sintonizados con el corazón morada del alma, antena de la consciencia.
  6. APRENDA: Aprender de corazón, es intentar almacenar sus lecciones como memorias celulares.
  7. CONÉCTESE: significa tratar de enviar lo aprendido y la energía hacía el mundo que nos rodea y quedarse abierto a la energía que nos llegue desde otros corazones y de la totalidad.

En conclusión, queremos decir que, a través de las 2 rutas, una la meditación y la otra la contemplación llegamos al corazón con diferentes estrategias, mientras que la meditación es un ESTADO DE BÚSQUEDA la contemplación es un ESTADO DE ESPERA.

 

Dr. Oscar Villavicencio Vargas

 

Óscar Villavicencio, Junto con más de 50 expertos internacionales nos acompañó este año, en el marco de un Congreso lleno de herramientas para la gestión e inteligencia emocional, la salud, el bienestar y la convivencia armónica, con expertos y contenidos maravillosos llenos de valor.

¿Te gustaría ser Miembro EMOCIÓN y tener acceso ilimitado a todas las Ponencias? Podrás repasar las clases magistrales e incorporar tips prácticos en tu día a día, que potenciarán tu Crecimiento Personal.

¡Accede al Paquete EMOCIÓN AQUÍ!

OSCAR VILLAVICENCIO

Médico Cirujano egresado de la Universidad Mayor de San Marcos (U.N.M.S.M.)
Coordinador de la Diplomatura de Terapias Alternativas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (U.N.M.S.M.).
Docente y médico fundador de la Asociación Internacional de Sintergética (A.I.S)
Asesor del Comité de Medicina Tradicional, alternativa y complementaria del Colegio Médico del Perú.

SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Estamos decididos a cuidarte. Conoce como mejorar a nivel físico y emocional.

Translate »