fbpx

 

LA AUSENCIA

 

“La ausencia disminuye las pequeñas pasiones y aumenta las grandes,

lo mismo que el viento apaga las velas y aviva las hogueras”

Francois De La Rochefoucauld

 

La nostalgia generada por la ausencia evoca la sensación de carencia, abandono y hasta de vacío intenso que no pareciera encontrar topes, porque se desgarran las fibras más profundas y se toca el límite de la resistencia. Las expectativas se van quedando sin eco y la esperanza se desvanece. Más allá de lo percibido, las perspectivas comienzan a flaquear porque, en apariencia,  la voluntad ha sido vencida y las fuerzas están tan menguadas que el panorama se torna oscuro y las cargas de los recuerdos anticipan respuestas de claudicación.

Por momentos el aliento se agota y desaparece el silencio para dar paso a emociones tórpidas que doblegan la intención ante una realidad que confunde y desborda. La dualidad comienza a tomar forma y la indecisión toma posesión. La sombra crece y la certeza se diluye. El cuerpo se disocia de nuestra conciencia y el porvenir se aprecia tortuoso ante un sendero que es opacado por la angustia y el sentimiento de soledad.  

Pero ante un paisaje tan complejo, siempre surge un corazón que conjuga el verbo amar en presente y en ese ritual de la existencia empezamos a hacernos conscientes de que somos artesanos de nuestro destino que depende solo de nuestras decisiones, al margen de las eventualidades. Todo comienza a retomar un sentido mayor y surge una mano amiga dispuesta a acompañar para salvar dificultades y encontrar armonía para que de nuevo la noche fecunde al día, porque la historia debe continuar en el aprendizaje eterno que nos implica en las posturas frente a la vida. 

Es entonces cuando se desnudan nuestras vulnerabilidades pero sale a flote la quintaesencia que revela aquello de lo que estamos hechos: moléculas que se precipitan en la armonía rítmica para irradiar lo auténtico y lo sublime, lo puro y lo verdadero, lo noble y lo sincero. Alegría que colorea la personalidad para permitir un estado de levedad que nos lleva al contacto con el alma. Alquimia real que nos devuelve la ternura, la gratitud, la inocencia y la sencillez para hacer de cada día la mejor oportunidad en pos de alcanzar la libertad, a la que solo se llega desde el desapego y el desprendimiento.

Que la consagración desde la presencia canalice nuestra devoción por la vida misma. Que podamos trascender las pequeñas discusiones para volver a nuestro reencuentro y que se encienda de nuevo el fuego que disuelva los espejismos…

 

Alejandro Posada Beuth

 

ALEJANDRO POSADA

Alejandro Posada es médico cirujano con más de 25 años de experiencia y formación en medicina tradicional China, auriculoterapia y auriculomedicina, fitoterapia, medicinas vibracionales, terapia neural, medicina biológica, ayurveda y sintergética. Cofundador del grupo VIAVIDA y la Asociación Internacional de Sintergética.

SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Estamos decididos a cuidarte. Conoce como mejorar a nivel físico y emocional.

Traducir »