fbpx

Mi nombre es Pedro A. Pascual, soy terapeuta, llevo a cabo mi actividad profesional en Palma de Mallorca, en el Centro Síntesis, orientación y salud.

Conocí la Sintergética después de leer el libro del Dr. Jorge Carvajal, “Por los caminos de la bioenergética”.  En esa época mi práctica terapéutica se basaba en la Osteopatía y la Naturopatía.

Me inscribí en la tercera promoción de Sintergética, que se realizaba en Navacerrada (Madrid), el año 2005. La organizaban Fermín Moriano y su mujer Marian. Fueron unos inicios muy especiales, ya que convivíamos todos en el mismo hotel donde se hacía la formación. Esto hizo que fuera muy enriquecedor y disfrutamos enormemente de la experiencia.

Me encontré con unos planteamientos, que respondían, no solamente a mis inquietudes y preguntas, sino que iban mucho más allá. Se abría un horizonte lleno de posibilidades, de esperanza. Lo percibí como una nueva manera de mirar la vida, mucho más amplia, un paradigma en el que las diferencias, en lugar de separar o enfrentar, enriquecían el conjunto, porque no eran opuestas, sino complementarias. Visiones del mundo, desarrolladas por la humanidad, a través de las diferentes culturas, unidas en un mismo hilo conductor, que se pueden encontrar en un espacio común, donde todo tiene cabida,  sin tener que renunciar ni imponer ningún planteamiento.

En el desarrollo de la Sintergética encontré tres grandes vertientes: una la enfocada a la formación y práctica terapéutica para profesionales, otra para el público en general, a través de Manos para sanar y crecimiento personal y la tercera, puede que tal vez la mayor, la proyección social a través del servicio y el voluntariado. Nunca había topado con nada tan completo y abarcante.

Desde los inicios de la formación, empecé a poner en práctica lo que aprendíamos en los seminarios. Fue toda una revolución, empezaron a suceder cosas maravillosas, los pacientes mejoraban, en muchos casos de forma sorprendente, no solamente en lo físico, sino también en aspectos psicoemocionales, mejorías que perduraban en el tiempo, produciendo auténticas transformaciones en las personas, que lógicamente repercutían favorablemente en sus entornos. Esas experiencias, me llevaron a sumergirme de lleno en las propuestas de la Sintergética, lo cual facilitó que, cuando terminé la formación en 2008, mi práctica terapéutica se basaba prácticamente 100% en los planteamientos de la Sintergética.

Al año siguiente de iniciar la formación, en 2006, debido a la ilusión de todo lo que estaba viviendo y del entusiasmo de los pacientes y de las personas, conocedoras de las enseñanzas del Dr. Jorge Carvajal, iniciamos la andadura del primer grupo de sanación en Mallorca. Fueron unos inicios nada sencillos, pero muy motivadores. Yo estaba en mi primer año de formación y al ser el único de Mallorca que se formaba en Sintergética, me correspondió hacerme cargo de la dirección del grupo.

Nos reuníamos todos los jueves, meditábamos, estudiábamos, compartíamos y realizábamos trabajos de sanación. Aprendimos y crecimos mucho en aquella primera andadura.  A medida que íbamos experimentado, nos surgía desde muy adentro, un deseo y unas ganas enormes de servir, de ayudar a otros, sentíamos que valía la pena todo el esfuerzo necesario. En esa época, corría el año 2007, surgió la posibilidad de participar en la caravana de sanación del norte de Chile, la cual fue promovida y organizada por el Dr. Claudio Méndez y su equipo. En ella participaban, además del Dr. Carvajal, todos los profesores que tan maravillosamente nos transmitían sus experiencias con la puesta en práctica de las enseñanzas de la Sintergética. Era una oportunidad única, para aprender en vivo y en directo.

Junto a mi mujer Elena, más de 150 personas de España y Portugal y más 200 de diferentes países de Sudamérica, nos encontramos en San Pedro de Atacama, compartimos unos días de encuentro y armonización grupal, en preparación para lo que íbamos a realizar. De ahí partimos, recorriendo las principales ciudades del norte de Chile, hasta Arica. A lo largo del recorrido, pudimos experimentar en vivo y en directo el enorme afecto, calidez humana y todo el amor que recibimos de la gente del lugar; no sólo por parte de los compañeros que organizaron el evento, sino por la gente que nos recibían con una amabilidad y cordialidad exquisitas, con una disposición a hacernos la estancia amena y facilitar que pudiéramos llevar a cabo las tareas que íbamos a realizar. Aprovecho estas líneas para agradecer de todo corazón tanto al Dr. Claudio Méndez, como a toda la gente que participó, todo lo que hicieron y favorecieron para que la experiencia fuera indescriptible.

Llevamos a cabo tareas de sanación en hospitales, centros de salud, centros de atención de menores y lugares donde hubo en el pasado sufrimiento por atrocidades cometidas por seres humanos. Fue una experiencia transformadora. Para mi, hay un antes y un después de esta caravana. De aquella experiencia, regresamos a casa con la semilla sembrada en nosotros, una semilla que iría germinando y dando sus frutos de servicio a través de la Asociación VíaManos,  de la cual hablaré más adelante. A partir de ahí, participamos también en las caravanas de Perú, Colombia y Chile nuevamente.

El siguiente paso en la andadura Sintergética, vino en 2008 cuando el Dr. Carvajal propuso la formación Manos, que tenía el objetivo de llevar la Sintergética al público en general. Se buscaba que no se quedara en el ámbito de los terapeutas únicamente. La intención era generar o promover  autogestión en la salud. Esta propuesta fue clave en el desarrollo de la proyección social de la Sintergética.

En 2009 tuve la oportunidad de empezar cómo docente de la formación Manos, realizando la primera promoción en Mallorca. Desde entonces no hemos parado, todos los años se han realizado una o dos promociones. La formación produjo un gran impacto en los alumnos, auténticas transformaciones en la forma de entender y mirar la vida, y en la forma de  relacionarse con los demás. De ahí surgió una frase repetida por la mayoría de los alumnos: “Manos me ha cambiado la vida”.

Lo vivido y aprendido durante las primeras formaciones, despertó en todos nosotros, la necesidad de llevar esas enseñanzas a la práctica real, más allá del entorno personal o profesional de cada uno. Impulsados por dicha necesidad y junto a los alumnos, con muchas ganas de servir y llevar a la práctica las enseñanzas recibidas, constituimos la Asociación VíaManos, http://www.viamanos.org

A través de dicha asociación, formalizamos de forma coordinada el voluntariado a realizar. Empezamos en una residencia de ancianos y en Centro Síntesis, éramos unos 15 voluntarios.

Mientras realizábamos el servicio a través de VíaManos, fue creciendo en los alumnos el deseo de aprender más y poder así cualificar la labor que realizábamos, lo que nos llevó a proponer llevar a cabo en Mallorca, la formación en Sintergética, lo cual se hizo realidad en el año 2011. En 2013 en el transcurso de la 2ª promoción me incorporé al equipo docente de Sintergética. A principios de 2017 hemos finalizado la tercera promoción.

Uno de los objetivos de VíaManos, está relacionado con la difusión y promoción del servicio y voluntariado en general. En base a este propósito, en el año 2013 organizamos un encuentro, que denominamos VíaENcuentro con el lema: “Encuentro voluntario”. En el intervinieron ponentes de reconocido prestigio nacional e internacional, mostrando desde su experiencia, práctica personal y profesional, la importancia de las actitudes de servicio a los demás y a la vida en general. Se realizaron actuaciones artísticas relacionadas con la temática del encuentro, algunas de ellas a cargo de usuarios que recibían los servicios prestados por VíaManos. Cerca de 300 personas asistieron al evento (https://www.youtube.com/user/ViaManos).

En VíaManos, éramos cada vez más voluntarios, de los 15 que empezamos en 2010 pasamos a ser unos 60 en 2014. Las experiencias y los resultados del servicio realizado hasta la fecha, hicieron que en 2014, se propusiera a VíaManos apoyar y coordinar las actividades de servicio surgidas de la formación Manos, a nivel nacional. Responsabilidad que asumimos y nos llevó a ampliar el radio de actuación, aumentando los lugares donde prestábamos servicio. Se iniciaron actividades de servicio a través de VíaManos a cargo de los alumnos que iban concluyendo la formación Manos, en Madrid, Valencia, Alicante, Barcelona y más recientemente, en San Sebastián. Actualmente VíaManos la componemos unos 130 voluntarios, que en el año 2016 realizamos unas 3.000 asistencias en España.

Continuando con la proyección social, en 2015 Organizamos en Mallorca el 2º VíaENcuentro con el lema “Humanizar la vida” al que asistieron cerca de 400 personas. En esa ocasión aprovechamos la convocatoria para realizar la primera caravana de Manos, en la que durante dos días, prestamos servicio de sanación en las entidades con las que colaboramos habitualmente: asociaciones de enfermos, centros de día, asociaciones de drogodependientes, residencias de ancianos, centro de atención social y en la sede de VíaManos. En la misma participaron compañeros de España y Portugal, fuimos unos 80 voluntarios y realizamos más de 250 asistencias.

Uno de los objetivos de la caravana, era promover la puesta en práctica de las enseñanzas de la Sintergética y Manos, mostrando e invitando a la gente a participar de forma directa, con las propuestas desarrolladas en VíaManos. La experiencia fue impresionante, conmovedora, disfrutamos sirviendo, la alegría y la gratitud, rebosaban en todos nosotros, muchos compañeros venidos de otras provincias, manifestaron que a partir de la caravana habían visto que si era posible, que se podía hacer, muchos de ellos se fueron con la semilla sembrada en la tierra de su corazón, lista para germinar.

Los ecos de estos encuentros, continúan una vez concluidos, siguen vivos, como lo siguen en mi los ecos de aquella primera caravana de Chile. Semillas que germinan sin parar, dan sus frutos y éstos, nuevas semillas. Semillas que en este año 2017, darán sus frutos en el tercer VíaENcuentro, que en esta ocasión se celebrará en Barcelona. El lema elegido es “Un mundo mejor”. Coincidiendo con el evento, llevaremos a cabo una caravana de manos.

Me queda agradecer de todo corazón al Dr. Jorge Carvajal, creador de la Sintergética, su infinita generosidad y paciencia, al Dr. Fermín Moriano por ser el impulsor en España y a los profesores que nos instruyeron y nos siguen instruyendo, al Dr. Claudio Méndez cómo ejemplo impulsor del servicio y el voluntariado. También a los compañeros que nos hemos ido encontrando en el camino.

Autor: Pedro A. Pascual

Centro Síntesis, Mallorca

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »