fbpx

ENTREVISTA AL DR. TOMÁS ÁLVARO, DOCTOR EN MEDICINA Y PSICÓLOGO

Cuando pensamos en el antiaging la primera imagen que nos viene a la mente es la cirugía estética y sofisticadas técnicas para mantenernos jóvenes por más tiempo. Habrá quien le dé un enfoque más de salud y piense en suplementos alimenticios y ejercicio para seguir cumpliendo años en buen estado. Sin embargo, desde la Medicina Integrativa el encuadre es totalmente diferente, revolucionario, porque sitúa el bienestar emocional y el sentido espiritual en un primer plano. Nos lo cuenta el doctor Tomás Álvaro, doctor en Medicina y psicólogo, director médico del centro de medicina integrativa Arjuna Tortosa.

Cuando hablamos de antiaging, ¿a qué nos estamos refiriendo exactamente?

Desde la medicina integrativa estamos hablando de que la persona tenga un proceso adecuado de envejecimiento en todos sus aspectos: biológico, psicológico y espiritual; que lo haga en las mejores condiciones posibles. En cualquier caso para encuadrar el antiaging antes hay que hablar del aging, del envejecimiento, y tener en cuenta que no es una enfermedad sino un proceso natural; el organismo tiene mecanismos diseñados para que ese proceso sea lo más adecuado posible.

¿Por ejemplo?

Un mecanismo que funciona de manera muy bien con independencia de la biología es el estado mental, el equilibrio emocional. Conforme nos vamos haciendo mayores se va produciendo un cambio en lo que se considera importante, más enfocado hacia dentro que hacia los detalles externos. Hay muchos estudios que demuestran que los factores psicosociales tienen un impacto muy fuerte sobre la inmunidad de los ancianos.

LOS FACTORES PSICOSOCIALES TIENEN UN IMPACTO MUY FUERTE SOBRE LA INMUNIDAD DE LOS ANCIANOS

¿En qué sentido?

En los dos. La depresión, el duelo o el estrés tienen un impacto negativo sobre la salud de los mayores. A pesar de que todo influye, se ha comprobado que el factor que más pesa es la soledad y el aislamiento social, que aumentan el riesgo de muerte prematura. Puede inducir pérdida cognitiva, de atención, de concentración, síntomas depresivos, pérdida de sentido de la vida… con consecuencias para la salud. Sin embargo, también funciona al revés. Todo esto revierte cuando la persona entra en una red de apoyo.

¿Se notan mejorías también en lo biológico?

La meditación previene el envejecimiento cerebral y alarga la esperanza de vida. Las técnicas para bajar el estrés, como la meditación, tienen un impacto directo en la corteza prefrontal medial y mejoran la reserva cognitiva y el sistema inmunitario a través de la expresión favorable de cientos de genes relacionados con la inflamación.

LA MEDITACIÓN PREVIENE EL ENVEJECIMIENTO CEREBRAL Y ALARGA LA ESPERANZA DE VIDA

¿Esto es así también en personas mayores que nunca han meditado?

La meditación trae beneficios muy concretos desde el primer momento. El servicio de oftalmología del Hospital Miguel Servet de Zaragoza hizo un estudio con personas que comenzaron a meditar y comprobaron una mejoría en las células de la retina. Pero el impacto positivo no se produce solo en los ojos, también en el intestino, el sistema inmunológico… se nota incluso a nivel molecular; con un aumento de la longitud de los telómeros.

¿Cuánto tiempo tiene que meditar una persona para conseguir esos efectos?

Es suficiente ejercitarse 20 minutos al día en técnicas de respiración, relajación o mindfulness que permiten regular el sistema nervioso vegetativo. Nosotros trabajamos con una técnica de reducción del estrés que se llama coherencia cardiaca, y hemos visto incluso en personas con alzhéimer cómo el ritmo cardiaco cambia de inmediato, y ya en la misma sesión comienza a funcionar mejor la coherencia entre corazón y cerebro y, por tanto, también riñón, páncreas, hígado…

LA DESACTIVACIÓN HORMONAL DEL SISTEMA DE LUCHA O HUIDA ELIMINA EL DESGASTE CRÓNICO INMUNITARIO Y FISIOLÓGICO

¿Cuánto tiempo tiene que meditar una persona para conseguir esos efectos?

Es suficiente ejercitarse 20 minutos al día en técnicas de respiración, relajación o mindfulness que permiten regular el sistema nervioso vegetativo. Nosotros trabajamos con una técnica de reducción del estrés que se llama coherencia cardiaca, y hemos visto incluso en personas con alzhéimer cómo el ritmo cardiaco cambia de inmediato, y ya en la misma sesión comienza a funcionar mejor la coherencia entre corazón y cerebro y, por tanto, también riñón, páncreas, hígado…

LA DESACTIVACIÓN HORMONAL DEL SISTEMA DE LUCHA O HUIDA ELIMINA EL DESGASTE CRÓNICO INMUNITARIO Y FISIOLÓGICO

Imagino que los beneficios también serán psicológicos.

Hay una transformación a nivel fisiológico, emocional y espiritual. Cuando se reduce el ruido mental, la persona es capaz de conectar con un ámbito de profundidad y trascendencia. Tiene más ideas, más creatividad, sobre todo tiene más capacidad de “poder ver”. El fruto es una ausencia de evitación, la compasión como manera de regulación emocional hacia adentro, lo que deriva en una mayor comprensión y también hacia afuera, con un mensaje más positivo hacia la familia, los cuidadores, etc.

Al final todo funciona como una rueda.

Efectivamente. Es fundamental trabajarse internamente. Otra de las cosas que más impacto tiene en la salud son los traumas vividos a lo largo de la vida, desde la niñez. Un estudio de la Universidad de Columbia Británica en Vancouver hizo un estudio con casi 5.000 pacientes y concluyó que con cada evento traumático la longitud de los telómeros se acortaba un 11%. El haber vivido en una familia conflictiva, en un ambiente de violencia o simplemente con problemas económicos o la repetición de curso… todos esos traumas se quedan latentes y funcionando a nivel físico. Aunque hables con la persona y tenga esas situaciones aparentemente superadas porque pasaron hace muchos años, las prácticas de psicología energética rápidamente revelan que todo está ahí, con efectos negativos en el sistema inmunitario, fisiológico y telomérico.

¿Y esto funciona en el sentido inverso?

Es decir, si uno se trabaja los traumas, ¿el resto mejora? Efectivamente, la desactivación hormonal del sistema de lucha o huida elimina el desgaste crónico inmunitario y fisiológico.

¿En qué momento comienzan a tener importancia las malas experiencias?

Incluso desde la gestación, y los dos o tres primeros años de vida son de especial relevancia. Estamos viendo que detrás de muchas mujeres con fibromialgia suele haber alguna historia familiar complicada, o algún problema… siempre situaciones difíciles.

Desde la medicina integrativa lo psicológico es muy importante, pero imagino que también hay pautas orientadas al físico para tener una vejez saludable.

Por supuesto. El ejercicio libera proteínas desde los músculos al cerebro que mejoran la memoria y la neurogénesis. La dieta mediterránea suplementada con nueces, ricas en polifenoles, contrarresta el deterioro cognitivo propio de la edad. Otro elemento esencial es el sueño.

¿Hay alguna clave más allá de recomendar que se coma sano?

Es esencial cuidar la flora intestinal con psicobióticos para modular el eje microbiota-intestino- cerebro, clave de la neurotransmisión y neurogénesis. Además tener un buen aporte de omega 3, clave en la estructura cerebral, una taza de té al día reduce en más de un 50% el riesgo de deterioro cognitivo y en más de un 80% el riesgo de alzhéimer en personas con riesgo genético; lo que resulta de especial interés si recordamos que no se dispone de tratamiento efectivo para la enfermedad neurodegenerativa. Paralelamente hay que vigilar la vitamina D3; el 70-80% de la población europea la tiene baja, y se ha visto que un pequeño aumento en sus niveles enlentece el envejecimiento, reduce un 40-50% el riesgo de desarrollar tumores y aumenta decisivamente los niveles de salud mental, ósea e inmune. A pesar de vivir en un país con tanto sol, apenas se sale a la calle en los momentos en los que el sol no es peligroso. Salimos mucho más en verano, cuando vamos cubiertos con fotoprotectores que impiden la síntesis de vitamina D3 y los beneficios del sol.

En relación al sueño, no parece fácil modularlo en personas mayores.

Hace un par de años se demostró la relación que hay entre el timo y la glándula pineal, que regula la producción de melatonina, la hormona que regula nuestras fases circadianas. A medida que el timo envejece, la cantidad de melatonina va decreciendo. Aunque es cierto que se produce en mayor cantidad por la oscuridad de la noche, no hay por qué tener un solo pico. Leonardo da Vinci por ejemplo dormía 15 minutos y estaba despierto cuatro horas; es el llamado sueño polifásico, que se ha visto aumenta la creatividad y la imaginación. Si la gente duerme siestas en otro momento del día, pueden resultar igualmente saludables. Hay que evitar ponerse nervioso y obsesionarse. Si uno se despierta temprano es un momento idóneo para ponerse a meditar; son horas muy propicias para la apertura interior. Al final, como ves, todo nos lleva al mismo lugar, aquel donde el cuerpo es moldeado a partir de la conciencia.

ELENA ÁVILA Artículo publicado en la Revista Vivo Sano.

Licenciado en Medicina y Cirugía y doctor en Anatomía Patológica, especialista en el estudio del sistema inmune y sus tumores.
Inmunopatólogo, especializado en Medicina Sintergética y estudioso del campo de la Medicina bioenergética y vibracional.
Licenciado en Psicología Clínica, e interesado en el mundo de la Psicología y la Psicoterapia Transpersonal.
Director del Centro de Medicina Integrativa Arjuna Tortosa.

El Dr. Tomás Alvaro Naranjo es conferenciante invitado en el Congreso Online “Gestores de Conciencia por la Paz”, que tendrá lugar del 4 al 10 de Mayo 2019.

Newsletter

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »