fbpx

EL PLACER DE DAR 

“Da de lo que tienes para que merezcas recibir lo que te falta” San Agustín

 

El dar y recibir es una puesta en evidencia del libre flujo de la energía que se intercambia continuamente. Casi podría decirse que es un movimiento continuo, que no debería agotarse y que surge de la necesidad de mantener el perfecto equilibrio, por lo que es sano ser generosos en los dos sentidos.

La semilla del dar garantiza recibir en abundancia, siempre y cuando el móvil no sea el resultado del cálculo y la avaricia. Cuando surge de manera espontánea y desde la noble intención, la entrega es semilla que germina y se hace plenitud. Origina alegría que rebosa el ser porque también multiplica y da valor a lo que es entregado, lo cual retribuye con creces el propósito.

Siempre hay algo por brindar: tiempo, talentos, caricias, servicio, presencia… Pero todo esto debe ir acompañado de un profundo amor, de mucha humildad y de integridad absoluta. De lo contrario reinarían la soberbia, la arrogancia, la vanidad o la lujuria y, entonces, se perdería la magia del retorno infinito. Pasar de la posición y la posesión en dirección hacia la conquista del lugar que nos corresponde, sin orgullos, como seres con nexos, pero sin ataduras y renunciar a seguir acumulando (lo cual es muestra de lo que nos falta), resulta ser un ascenso en la espiral evolutiva de la reflexión y el discernimiento para poder volver a reconocernos y ser de nuevo inclusivos.

La expansión y la prosperidad van mucho más allá de lo meramente material. La benevolencia acompaña al esfuerzo y la consagración. Es dando como se evitan las carencias de lado y lado y como aprendemos también a recibir a manos llenas porque esto hace parte de la armonía y la ecuanimidad. Por eso al compartir sentimos que hemos ganado algo, que seguimos dándole color a la vida, brillo, contrastes y, como si fuera poco, que el trenzado de nuestro propio ADN se llena de música del corazón.

En la escala de valores, la posibilidad de aportar a los otros debe ocupar un lugar de privilegio. Esto da paso a la coherencia porque el amor impersonal se hace manifiesto con cada latido y la conciencia inteligente, llena de luz cada acto de entrega sin reservas. Somos prósperos por naturaleza y por eso la riqueza es sinónimo de desprendimiento y filantropía.

Que al terminar el día nos inunde la satisfacción de haber compartido algo con aquel que verdaderamente lo necesita.

 

Alejandro Posada Beuth

ALEJANDRO POSADA
Alejandro Posada es médico cirujano con más de 25 años de experiencia y formación en medicina tradicional China, auriculoterapia y auriculomedicina, fitoterapia, medicinas vibracionales, terapia neural, medicina biológica, ayurveda y sintergética. Cofundador del grupo VIAVIDA y la Asociación Internacional de Sintergética.

SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Estamos decididos a cuidarte. Conoce como mejorar a nivel físico y emocional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »