fbpx

 

EL FUEGO

 

“Los fuegos del sufrimiento se convierten en la luz de la conciencia” Eckhart Tolle

 

La verdadera sinfonía comienza con el latir de nuestro corazón, a escasas tres semanas de engendrados. Desde entonces la música misma custodia nuestras emociones porque cada percusión registra los movimientos de la partitura de la vida para que los mejores acordes sean plasmados. Sin embargo, todo esto debe tener un impulso permanente que solo es obtenido desde una fuerza mayor, la del fuego, que con una pequeña chispa es capaz de generar la pasión y la determinación suficientes como para que la llama mantenga vivos nuestros sueños sin que nada ni nadie pueda detenerlos. 

Ese fuego es la compasión, pero también la acción. Es el que transmuta la culpa en ternura y sencillez. Es el que incita al amor como el gran poder ordenante y reconoce en él, al antídoto del sufrimiento. Es también quien contagia alegría para renunciar a las profecías  auto cumplidas que generalmente se adhieren al pesimismo y al desaliento. Es el que rescata el verbo servir para ser conjugado en presente y hacerlo infinitamente contagioso. Es el que nos recuerda que Dios está en nosotros y que cuando lo evocamos comienza la verdadera alquimia en la búsqueda de nuestra evolución para convertirnos en seres incorruptibles y eternos.

El fuego es amigo de la caridad, del desprendimiento y de la cooperación e induce a la plenitud, la felicidad y la satisfacción porque, cuando arde, del “nuevo pasado” solo quedan cenizas que habrán de abonar la tierra para que la semilla de las potencialidades germine y se diluyan las bajas pasiones, promotoras de infortunio y miseria. También se alía con el perdón para encontrar en él la libertad y, de esta forma, poder abrir el camino a las emociones puras como una ventana para observar los colores del alma y así darnos cuenta de los prodigios y portentos que nos rodean. 

El fuego devuelve la luminosidad, los matices y los contrastes al paisaje del día a día, para que podamos reconocer desde el respeto y aprecio a quienes nos acompañan en la faena de la existencia. Esto es descubrir y aprender como humanidad a regalar un simple gesto que puede cambiar la vida de alguien que suplica un abrazo o que tan solo reclama un hombro que le brinde apoyo. Es enriquecernos con quien nos complementa y asumir juntos el riesgo de querer explorar el sendero hacia el genuino paraíso  donde nos espera el amor sin condicionamientos ni suspicacias. 

El fuego es convicción para encontrarnos en la inocencia, la espontaneidad y la bondad…

 

Alejandro Posada Beuth

 

ALEJANDRO POSADA

Alejandro Posada es médico cirujano con más de 25 años de experiencia y formación en medicina tradicional China, auriculoterapia y auriculomedicina, fitoterapia, medicinas vibracionales, terapia neural, medicina biológica, ayurveda y sintergética. Cofundador del grupo VIAVIDA y la Asociación Internacional de Sintergética.

SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Estamos decididos a cuidarte. Conoce como mejorar a nivel físico y emocional.

Traducir »