fbpx

Toda crisis lleva consigo una oportunidad que nos permite emerger más fuertes y mejores si la vivimos responsablemente. La responsabilidad o habilidad de responder inteligente, eficazmente en dirección de la solución, es señal de la presencia del alma. El alma es la dimensión en nosotros que da calma, fuerza, estabilidad y nos permite ser un sostén para otros.

Si estudiamos el porqué de las recomendaciones para contener la pandemia, veremos – pese a que inicialmente que puedan parecernos excesivas – que tienen fundamento. Es de responsabilidad cumplirlas por el bien de todos. La actitud adecuada es siempre la via del medio, creer es optimismo pensar “no pasa nada” no parece acertado. Creer que es una catástrofe, tampoco. Si catastrofizamos, si nos asustamos, deprimimos el sistema inmune y empeoramos la situación.

Es muy importante ser conscientes de que somos parte de la solución de muchas formas: cuidándonos, manteniendo la calma, acompañando emocionalmente a aquellos de nuestros conocidos que se preocupan o se asustan. Una regla sencilla que podemos seguir para no caer en el temor es relativizar y agradecer. Podemos relativizar teniendo presente que es pandemia por la enorme capacidad de contagio, pero no por la mortandad. Podemos agradecer infinita cantidad de cosas. Agradecer al personal sanitario que estén trabajando sin días libres y meditar por ellos, para que el esfuerzo no los agote. Podemos agradecer a los camioneros que siguen trayendo comida a nuestras ciudades y medicinas. Podemos dar gracias que en esta ocasión la crisis no afecta a las comunicaciones y aunque todos tenemos seres queridos en un país lejano, podemos hablar por teléfono con ellos.

Quienes se han entrenado en meditar son ahora muy necesarios, es el momento de unirnos y crear un campo de serenidad que contagie de calma y optimismo. Recordemos los resultados del Experimento de John Hagelin, Doctor en física por la Universidad de Harvard, en Washington DC. La capital estadounidense es famosa por ser una de las ciudades con mayor número de crímenes en el país, se decidió congregar a un grupo de 2.500 personas con experiencia en meditación profunda.  La hipótesis que originaba el estudio es que el número de crímenes registrados en la ciudad se reduciría significativamente como respuesta a estas masivas sesiones de meditación.

En colaboración con el Departamento de Policía de Washington, el FBI y con expertos criminalistas provenientes de reconocidas instituciones, entre ellas las universidades de Maryland, Texas, y Temple, se llevó a cabo el experimento. Los índices de criminalidad tuvieron un espectacular descenso del 25% (superando incluso las muy optimistas expectativas de Hagelin y su equipo).

Es decir, la atención/intención orquestadas de solo 4.500 personas repercutieron en la dinámica social de millones de personas.

No es momento de dudarlo, podemos ser la diferencia. Tú y yo. Cada persona que mantenga la calma, es una luz en esta tormenta. En cuanto a los meditadores, cada quien tiene su forma de meditar o de orar y esa es la perfecta. Para quien resuena con el Padre Nuestro, esa es la oración; para los budistas, seguramente será una invocación a Tara; para los estudiantes de sabiduría será LA GRAN INVOCACION. No importa cual sea el método, ingresemos a la profundidad de nuestro corazón, el lugar donde la resiliencia tiene sus raíces, donde no hay mal que no pueda transformarse en bien.

Estamos todos unidos en esta crisis, quizás ella nos permita recordar que lo estábamos antes y lo estaremos después. Que todos influimos en todos y cada uno de nosotros que crece en resiliencia y responsabilidad, es un tesoro. Que contagiemos paz y optimismo, para que la lección se revele.

NOTAS

  1. Cuantas más veces al día meditemos mejor, la salida del sol, el atardecer y el mediodía son considerados momentos angulares y de oportunidad.
  2. John Hagelin ha participado como investigador en la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), así como en el Stanford Linear Accelerator Center (SLAC). Actualmente preside la Fundación David Lynchy es una de las figuras más prominentes en torno a la meditación trascendental.

 

Isabella di Carlo

Isabella di Carlo es psicóloga transpersonal, escritora, conferenciante y poetisa. Especialista en Esencias Florales, Homeospagyria (Homeopatía) y AONC (Auto Observación Neutro Consciente – Neurociencias) se dedica a la psicología clínica desde 1992.

Enseña la práctica de la meditación como vía de autorrealización y servicio desde 1994. Realiza talleres prácticos para el entrenamiento en la aceptación, el perdón, la compasión y los demás valores que conducen a alinear la personalidad con el alma. Colabora desde hace 20 años con periódicos,   revistas y webs mediante artículos que promueven el despertar de la consciencia y la cultura de la paz.

Autora de VALORES QUE CURAN: Hacia una Psicología del alma,  La Sal de la Tierra y La Vida Siempre puede más (anahataediciones.com).

SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Estamos decididos a cuidarte. Conoce como mejorar a nivel físico y emocional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »