fbpx

 

CUARTA ENTREGA ENTREVISTA REALIZADA AL DR. JORGE CARVAJAL, POR EL DR. JUAN JOSÉ LOPERA (PRESIDENTE DE LA A.I.S.)

 

– Juan José Lopera: Tú, hay épocas en las que recomiendas mucho estudiar, otras en las que recomiendas no leer nada, ni estudiar nada. Cuéntanos, ¿Qué quiere decir cada una de esas recomendaciones en el contexto general de una mente que está constantemente aprendiendo?

-Jorge Carvajal: tengo una biblioteca muy grande y leo muy poquito, a eso te refieres. Cuando yo recomiendo estudiar es que la gente esté atenta, no a lo que se ha dicho, sino a lo que está emergiendo, a lo que se está diciendo, entonces estudiar es leer la prensa, en la prensa salen noticias fantásticas de lo que está pasando en el mundo, es leer los titulares, es leer un abstract, es leer un resumen, no es irse hasta los detalles porque a mí lo que me importa es el paisaje y una vez que tienes el paisaje, tienes la motivación para ir a vivir los detalles.

-JJL: O sea que la lectura tuya va buscando indicadores del camino profundo

-JC: Nada más, nada más. Yo no leo los detalles, a mí me interesa ¿a qué llegaste?, claro porque eso es interesante, el resultado y, en segundo lugar, ¿cómo llegaste? Ya los chismes no me interesan, es la metodología, a qué llegaste y cómo te lo inventaste, cómo llegaste, cuál fue la aventura del conocimiento para llegar allá, porque una vez que llegaste, ese camino, esa metodología va a ser muy valiosa y me va a aportar, me va a renovar. Entonces, es un estudiar no estudiando, estando atento, pero estando atento a todo lo presente, a todo lo que está emergiendo en el mundo de la música, de la filosofía, del arte, de la economía, de la medicina, pero como eso sería imposible, es ser simplemente sensible al paisaje emergente de la creación de la naturaleza en el mundo de hoy y, si eres sensible a eso, entonces vas a estar actualizado y cuando te actualizas vives en presente, que no estás congelado en tu presente interno, en un pasado remoto en que pierdes el mundo de la política, de la economía, de la filosofía de hoy. El alma debe ser capaz de ver todas las radiaciones cósmicas, todas las actividades humanas como parte de un solo proceso, mejor dicho, ¿Qué ocurriría si en lugar de entretenerte con las tonalidades del rojo tuvieras toda la luz diversificada del prisma, pero estuvieras en la luz desde la cual tú entendieras la descomposición de la totalidad en presente, tal como la luz del sol? Es como ver el arco iris que va a pasar, pero el arco iris de hoy y el de ayer y el de antier no es el mismo y tú lo puedes ver, lo comprendes desde tu propia luz, tú haces parte de todos esos procesos, de la política y de la economía, de la filosofía, de la religión, de la medicina.

¿Cómo pudieras estar en todas estas cosas sin esclavizarte en el canal de ninguna de ellas, sin quedarte congelado en el dogma? Esa es la emergencia, entonces, cuando sale algo de factores de crecimiento a mí me apasiones, cuando sale algo de medicina regenerativa eso es un hilo conductor, cuando por ejemplo, yo estudio, que yo no estudio, yo leo los indicadores que para generar un nuevo órgano necesitamos tres cosas, yo aprendo una ley general, yo no veo esas tres cosas, yo sé que se necesita una matriz, y hasta que no aislamos una matriz, un patrón de ordenamiento de hígado, de órgano, hasta que no le echamos sustancias saponificantes al hígado para eliminar las células y crear la infraestructura espacial que va a dar un patrón multidimensional a las células, entonces, yo sé que necesitamos primero una infraestructura, un patrón, una matriz sobre la cual se precipite aquello que estamos haciendo y que ello es válido para crear un órgano nuevo o para crear un nuevo sistema…

-JJL: O para hacer una casa

-JC: O para hacer una casa, una matriz, un plano, un programa, pero no solamente un plano como programa, sino un plano de distribución espacial adecuado.

Segundo, que necesitamos una célula madre, a mí me encanta, una idea, un pensamiento semilla, una célula totipotencial y, en tercer lugar, es muy importante, que necesitamos factores de crecimiento y eso se nos había olvidado, porque si no, la célula totipotencial no se puede proyectar al espacio.

Entonces, cuando tú lo aplicas al campo del conocimiento y la metodología por analogía tú te encuentra un tesoro, para mí eso es un tesoro porque es un hilo conductor del pensamiento y es algo nuevo, pero tan evidente, tan obvio hoy que te va a aportar en múltiples dimensiones y esa es la sistematización, el pensamiento sistémico …

-JJL: Y que revela otros espacios donde hay esa red, donde se necesita una matriz y una célula madre y unos caminos que impulsen la materialización del futuro

-JC: Claro, eso es una caravana de Sintergética, aquí nosotros estamos en los factores de crecimiento, pero se necesitó una idea matriz, el servicio, una matriz ordenante que pudiera movilizar tantas voluntades y tantos propósitos en una misma dirección que fue la del servicio, y, en tercer lugar, se necesitó una idea totipotencial, es decir, una idea suficientemente amplia y abierta que comprendiera el servicio, la medicina, la terapéutica, la economía de la vida en otra dimensión, entonces, cuando existe ese pensamiento semilla, esa simiente suficientemente totipotencial y omniabarcante, cuando existe la matriz, la infraestructura y cuando existen las enzimas o los catalizadores que son los sanadores, los que coordinan los grupos, cuando existe todo eso se va creando un nuevo cultivo, un nuevo tejido. Yo digo, la vida es tejer, pero tejer necesita ese diseño, la matriz, necesita los hilos y necesita los puntos nodales o los puntos catalizadores o puntos de encuentro donde todo el sistema se ancle, entonces claro, es la misma ley del tres, tal vez en la Sintergética la sistematización ha contado con una gran aventura, la de tener hilos conductores, han sido muy claros esos hilos conductores…

-JJL: Y en la observación en sí, ¿Cuáles son esos hilos conductores?

-JC: Esos hilos conductores primero son los de los Elementos o los Movimientos, y es comprender que el primer hilo conductor es la Conciencia, es el hilo, es decir, que todo cuanto existe son modalidades de conciencia, eso es una metáfora, pero digamos no es el mundo, pero es nuestro método para ver el mundo, digamos que es un instrumento de lectura del mundo, no el mejor, pero el que tenemos que se puede ir perfeccionando. Eso tiene un punto de partida que es la conciencia. ¿Qué es la Conciencia? Es el hilo que conecta a los opuestos o es el hilo que conecta el espíritu con la materia revelando su integridad que son aspectos de lo mismo, a través de la conciencia se convierte…

-JJL: Es el espacio en el cual los opuestos son lo mismo

-JC: Claro, eso es la conciencia, es el espacio, no que separa, sino conecta los opuestos revelando su complementariedad, ese para mí es el gran hilo conductor.

En segundo lugar, cómo ese hilo conductor se manifiesta en el movimiento de la creación, a través de leyes, la primera ley es la de la integridad o la de la unidad, no hay nada separado en el universo, la conectividad se da por resonancia, no por contigüidad espacial, sino que es frecuencial, es la música del universo o la sinfonía de las esferas, eso es lo primero.

Lo segundo, el espíritu se proyecta la materia, la materia es espíritu congelado, pero como son distintas dimensiones, se revelan como dos opuestos, espíritu y materia.
En tercer lugar, la Ley de la Trinidad, entre los dos existe un hilo relacional que es el hijo, la conciencia, la enzima, el catalizador, que implica el movimiento de ida del espíritu en la materia en transformación y el movimiento de regreso de la materia al espíritu, en transmutación y es lo que hace que la materia sea consciente de sí misma, como espíritu es conciencia de la conciencia que se da en la humanidad, que es el elemento intermedio.

Esa es la Ley del tres, y esa ley del tres se resume de una manera mucho más simple para mí, más fácil en: acción, reacción, relación o en brahma, vishnu y Shiva, es la ley del tres y esa ley del tres está incorporada en todas las cosas, es decir, que la trinidad o la divina trinidad está en todo cuanto existe. Ahí viene un código de lectura, ¿Qué ocurre cuando nosotros fracasamos? Porque nosotros simplemente explicamos o actuamos, pero no nos implicamos, es decir, que desconocemos la ley más importante del universo que es la ley de la relación o la ley del campo o la ley del vacío que relaciona las partículas y las cosas en un universo relacional.

¿Cuál es el hilo conductor de la Sintergética? Descubrir la conciencia del sistema, el alma del sistema que es la conciencia del sistema, el intermediario entre el espíritu y la materia o el intermediario entre la esencia y la apariencia, nosotros nos movemos buscando la esencia o la apariencia, pero nos olvidamos del cómo, de la cualidad que es el que separa o une esas dos cosas.

-JJL: Y esa conciencia del evento, esa alma de la enfermedad, del proceso patológico ¿Podríamos equipararlo a la lección evolutiva implícita en la vivencia?

-JC: Claro, porque es que la estrategia de la conciencia es aprendizaje y el aprendizaje a su vez va expandiendo la conciencia, ella se autoexpande cuando aprende, especialmente cuando a nivel humano hay conciencia de la conciencia, la conciencia misma se vuelve el primer instrumento de su autoexpansión a través del aprendizaje consciente en el que tenemos memoria de nosotros y ya no estamos condenados a repetirnos automáticamente y nos recreamos, es conciencia auto recreativa.

-JJL: Y esa, como en el error, ¿Es la función de la enfermedad?

-JC: Claro, claro, es la función. Por eso la enfermedad vista como aprendizaje cambia totalmente nuestro abordaje y nuestra concepción de la enfermedad

-JJL: Y es nuestra manera de observarla científicamente…

-JC: Claro. Además, el catastrofismo, porque no podemos ser científicos cuando catastrofizamos la enfermedad, ya estamos casi que, en el astral inferior desde el punto de vista de la ciencia, perdemos al observador y perdemos toda posible objetividad y, cuando nosotros entramos en el drama del sujeto que lucha contra la enfermedad y la muerte.

-JJL: Y del sistema que lucha contra la enfermedad

-JC: Claro y eso nos ha desgastado.
Entonces, ahí tenemos una ley muy bonita que es el hilo conductor mayor de la Sintergética, en todo la Ley del tres; cuando tú ves la acción y la reacción y los aparentes opuestos, siempre vas a encontrar un punto de encuentro donde son complementarios y ese punto es un punto de acupuntura, es un chacra secundario, es una actitud mental, es un pensamiento, es un sentimiento, es decir, ese punto es multidimensional, puede ser el alma…

-JJL: Es un punto de palanca

-JC: Si, claro, el que mueve el sistema, allí donde existe el mínimo desgaste, la mínima fricción y la máxima eficacia, es el simillimun que busca la homeopatía, además es el punto de equilibrio, es el de la balanza, es el punto que libera el sistema porque lo que equilibra siempre libera al revelar la unidad y cesar la lucha de los apegos y las aversiones entre los opuestos que se vuelven complementarios. Entonces, la Sintergética es el arte de encontrar un punto de encuentro para cada sistema, un punto donde el sistema revela su integridad y su complementariedad, nada más. Todo eso si tiene un punto de partida, un hilo conductor muy claro, es la ley del tres y es traducirlo. ¿Cuál es ese punto de encuentro a nivel celular? Obviamente, la membrana y la vida es un fenómeno de membranas y toda membrana es simplemente la expresión material de un campo relacional o un campo de conectividad en donde el segundo aspecto, el aspecto relacional o el aspecto conciencia o el aspecto alma o el aspecto crístico -se puede llamar de muchas maneras- o el aspecto enzimático. Y ¿Eso qué es? Una enzima y una enzima es capaz de reunir mórfica y energéticamente un aspecto de los opuestos, revelando el punto a través de los cuales se pueden convertir en complementarios, porque los opuestos son distintos, pero la enzima tiene lo que es común a los dos y es capaz de unir los dos, de fundirlos y generar el acto creativo, la creación que es producto del amor. Yo digo que la enzima es el mediador o el aspecto relacional o el aspecto crístico y tiene una condición muy especial y es otro de los hilos conductores de la Sintergética, que una enzima no se consume, se consumen los reactivos, esa es la máxima revelación de la economía energética del amor o del aspecto relacional…

-JJL: El misterio de la llama que al entregarse no pierde nada

-JC: Claro, es el misterio de ser fuego en el fuego que el fuego no consume y arder por dentro, que si no simplemente estamos en el fuego por fricción y ese es el fuego magnético. Entonces, allí hay un hilo conductor y ese hilo conductor es el campo relacional y ese hilo conductor nos reveló que este es un universo de relaciones y ellas ocurren en un campo y los campos son gravitacionales, electromagnéticos, mórficos, morfogenéticos, en fin, todos esos son distintos nombres y apellidos de un solo campo unificador que es el campo R o el campo relacional y éste es expresión de la conciencia, nada más, la conciencia es campo relacional.

Entonces, ahí lo vemos, pero cuando lo aplicamos en los sistemas nos encontramos que siempre los sistemas en su interior tienen un punto medio, un punto de síntesis, un punto de encuentro, que en el caso del ser humano es el corazón o en caso del ser humano como totalidad, más allá del cuerpo físico es el alma que reúne los tres superiores y los tres inferiores; por eso el corazón se proyecta en el alma y ahí van más entretejiendo fractales, una división que va desde la enzima y de la molécula hasta el ser humano visto como red en su integridad espiritual.

-JJL: Este hilo conductor de la Sintergética en general, aunque parezca un poco por fuera del tema que estamos hablando, se convierte en la matriz que facilita la observación del nuevo observador, si la tenemos presente para una observación adecuada de lo que ocurre en el acto terapéutico, ¿No es cierto?

-JC: Por eso El Principito decía que lo esencial solo es visible a los ojos del corazón y eso se refiere nuevamente al centro y es por eso que los antiguos decían pensar en el corazón, y eso no es una metáfora, es una realidad y por eso también es importante nosotros decimos: alinear con el alma y ver desde el alma y por eso decimos asumir una posición en la que el observador tenga una visión integral, es decir, multidimensional porque la realidad no es una dimensión, son múltiples dimensiones. Ese observador es el alma, es decir que cuando tú puedes reivindicar el alma como esa realidad del observador que puede tener una visión integral del espacio y el tiempo, no separándolos, una visión de sincronicidad y de totalidad, entonces, esa es la propuesta, esa propuesta es práctica: Primero, llevarlo al corazón, centrarse al corazón, freeze and frame, que se congele y enmarque y encuadre y siéntalo desde adentro de su corazón; en ese momento, tú estás exactamente en el punto de encuentro, en el campo relacional, estás integrando los opuestos y estás restaurando la integridad.

Ahora, también es cierto que no solo el observador transforma lo observado, sino que crea al observado, el observador es un creador y por eso un terapeuta que puede ver desde el corazón, sentir desde el corazón, olfatear y pensar desde el corazón es un agente que está restaurando la integridad, con su presencia, con su silencio, con su coherencia cardiaca…

-JJL: ¿La integridad del plan?

-JC: Si, la integridad del plan.

Vamos en la ley del tres, pero no es el único hilo conductor, vamos a ver cómo todo esto se desarrolla más allá. Pero ¿cuál es tu pregunta?

-JJL: Vendrá después, porque te iba a preguntar si ese hilo conductor constituye en el observador del acto terapéutico, de sus consecuencias, de la enfermedad como tal, la matriz desde la cual puede observar, cuando termines de hablar del acto terapéutico, la pregunta es ¿Cuál sería la estructura -pragmáticamente- más adecuada para estructurar la toma de datos, la historia clínica, todo eso, para que se le facilite a ese observador encontrar los patrones y los eventos emergentes para ordenarlos? Pero termina primero lo del hilo conductor.

-JC: Lo del hilo conductor, que se relaciona numerológicamente y la numerología y el lenguaje y la geometría no están separados, eso es parte de lo mismo, es otro hilo conductor porque es que realmente las palabras surgen de los números y cuando uno ve el 3 y la E es lo mismo, el 3 y la M es lo mismo, el 3 y la W es lo mismo, eso va cambiando de dimensión y se vuelve una letra, entonces cuando ve la A es el 1 y cuando es la I y el 1, realmente se está refiriendo a la misma estructura o la O y el 0 o la N y la U, entonces, tienes el AUM por ejemplo ahí y tú ves desde dónde sale y qué significa y cuando tú ves la U y la N, tú simplemente ves la cresta y el valle de una onda y cuando las dos ondas se invierten hacia la materia ves la M, y así, vibracionalmente vas viendo como números y letras y luego, más adelante, geometría no solo no están separados, sino que son dimensiones de una misma realidad fundamental y, por eso partimos un poco de la numerología y de la unidad, del 1 para llegar al 0 -cero- que es la esencia, la nada totipotencial o nada Brahma de donde surge todo. Entonces, viene el 4, es muy bonito, para mí un misterio mayor es el 4 y una vez lo entendí meditando mucho sobre el cuaternario y sobre el significado de la materia, entonces vemos el 3 que es la trinidad, que es el triángulo, vemos el baricentro del triángulo que es la mónada, es la unidad de la cual emerge un bello símbolo que es el que da origen al triángulo y vemos esos tres aspectos de una solo realidad que es la chispa divina o es la mónada o es la realidad; pero resulta que cuando el 3 genera un reflejo de sí mismo y se proyecta sobre la materia, pero no está separado de la materia, aparece el cuaternario que es el triángulo que se despliega, aparecen los cuatro y aparece la materia y nuevamente cuando la materia reconoce que el 3 existe, pero está separado del 3 todavía, aparece el 7 y aparecen los 7 y, cuando la materia se integra al triángulo y empieza su sendero de regreso al triángulo desaparece la frontera entre el 4 y el 3 y aparece el 5 que es la Casa del Hombre y aparece la Ley del Cinco, y cuando aparece ya el pleno regreso de la materia al espíritu aparece el 6 que es la integración del triángulo inferior que tiene memoria de sí mismo y se ha proyectado hacia el triángulo superior, uno asciende, uno desciende y aparece la estrella de seis puntas y cuando la vemos en tres dimensiones aparece el tetraedro, el mercaba, el tetraedro transformador y el transmutador. Entonces, hay un hilo conductora y uno lo ve en vivo y en directo en la práctica clínica porque lo podemos registrar en términos de numerología, en términos de geometría, en términos de precipitación en la materia, en cuaternarios y de la transformación o de ascenso de la materia al espíritu, la alquimia de la transmutación, o sea que ya todo esto va adquiriendo un cuerpo y se llena de sentidos y se llena de métodos que nos permiten una traducción adecuada, primero vienen de la meditación, de la reflexión, pero ya luego se vuelven caminos que se pueden seguir, no para negar la intuición, sino para darle una base sólida.

Tenemos ahí la ley del cuatro que es el cuaternario, se refiere a la materia, es la ley relacionada con Kundalini, es buscar el espíritu que duerme en la materia y despertarlo, activar en la materia la vibración espiritual de su origen, el fuego transmutador que la lanza de nuevo, de regreso al sendero de ascenso y ese sendero ascenso ocurre a través del quinto que es el Hombre, los 5 elementos, la Casa del Hombre, la estrella de 5 puntas, la quintaesencia que es el alma, entonces el cuaternario vuelve a ascender al quinto que es el alma, es la quintaesencia y eso ocurre a través del hombre y eso ocurre a través no ya de los cuatro elementos, sino de los cinco movimientos o los cinco reinos mutantes, porque es la transmutación y vamos ascendiendo. Cuando descubrimos que esos cinco reinos mutantes son simplemente expresión o modalidades de movimiento de la conciencia, entonces empezamos a entender los elementos, no como cosas estáticas, sino como movimientos de la conciencia y a ver esas distintas dimensiones, no solo en el movimiento de la evolución y del ascenso de toda la materia al alma, sino también en términos de la conciencia específica de cada uno de los movimientos, de las propiedades de cada uno de los movimientos.

-JJL: Es como el movimiento de despliegue del orden implícito, pero en la unidad

-JC: Claro, claro, es eso, entonces ya viene el hilo conductor que es resonancias mórficas o isomorfismos o son correlaciones distantes, esas correlaciones distantes se relacionan con la conexión entre la tierra, el primer chacra, el Yo, la personalidad, la autoafirmación, es decir, son fractales que van hasta el infinito siendo el mismo movimiento; o como el agua siendo el movimiento de las emociones, de la adaptabilidad, el movimiento de las inundaciones, el movimiento de la gran onda portadora de la vida porque es la fuerza del deseo hasta la ardiente aspiración lo que nos va moviendo; o como el fuego que convierte en ese movimiento que genera transmutación, cambio, que vence la resistencia al cambio y cómo el fuego nos implica en la muerte y en la vida, cómo al morir a lo que no somos, a la materia, se revela nuestra esencia y así, vamos haciendo la correlación que es el hilo conductor, a través de los movimientos…

-JJL: Entonces, ese hilo conductor se convierte en la clave de lectura simbólica del tercer paso de la metodología, ¿no?

-JC: Claro,

-JJL: Entonces, ¿ese es su valor?

-JC: Sistematizar, aquí tenemos la gran capacidad de sistematizar porque hay referentes indudables que se aplican universalmente.

-JJL: ¿Y que crean un significado correlativo, independientemente del nivel de expresión que tengan, pero siempre haciendo referencia hacia lo transformador y hacia lo transmutador?

-JC: Ahí es donde la Sintergética se convierte en un método en sí mismo, en un arte de vivir, en un modo de ver el mundo, en una herramienta para ver el mundo desde la empresa, desde la economía, desde la medicina o aún desde el arte, digamos que se tiene un patrón universal y no un instrumento

-JJL: Caleidoscopio fractal

-JC: Si, sí.

-JJL: todo esto va construyendo una metodología de observación que parte del ser, de la disposición íntima del ser, de su capacidad de auto revisión, del reconocimiento de sus distorsiones implícitas, de la lectura espiritual y simbólica a partir de los hilos conductores que son las claves de interpretación y de integración correlativa y empezamos a ver ya los otros pasos que seguían, que iban siendo más específicos, volviendo al símil de la matriz que permite el desarrollo de la organogénesis en la regeneración tisular, ¿Qué matriz de observación le facilitaría al observador recoger los datos útiles dentro de esta mirada? ¿Qué tipo de estructura de historia clínica? ¿Qué tipo de disposición para la observación del paciente, de sus síndromes, de sus enfermedades y la posterior interpretación?

-JC: Es una visión multidimensional, que yo pueda ver puntos y yo diga esos puntos no pueden no hacer parte de una línea, cuando yo veo una línea yo digo esa línea es expresión de un solo punto que se va moviendo en el tiempo y el espacio, es decir, no hay tantos puntos hasta el infinito, sino que es un solo punto y, cuando veo un plano, veo las líneas pero sigo viendo el punto en un movimiento de sincronicidad, cuando veo el plano, veo el volumen y la interacción de los volúmenes, es decir, mi recomendación es una visión tridimensional, por lo menos tridimensional, donde esté esa ley del tres…

-JJL: Eso debe estar en el observador, ¿cierto?

-JC: Si, eso debe estar en el observador.

-JJL: ¿Qué hay en el instrumento historia clínica para facilitar esa observación, ¿cómo lo diseñamos?

-JC: En primer lugar, hacer una historia clínica abierta, eso significa que sea el paciente el que ponga la pauta, el que ponga los puntos, en primer lugar…

-JJL: Confiar en que algo en él sabe

-JC: No, siempre en él algo sabe si uno lo deja emerger, lo que pasa es que con el interrogatorio normalmente se bloquea.

En segundo lugar, es saber que lo primero que va a aparecer es lo que está en la superficie, eso es muy importante

-JJL: Esa primera cosa tiene que ver con la humildad de la que hablábamos, con el observador que se reconoce simplemente revelador o instrumento de concreción del plan que se revela, en este caso a través del paciente

-JC: Ayer veíamos, hacíamos un ejercicio muy bello, mi recomendación primero es no hacer, no decir, no pensar, solamente escuchar y resonar desde la empatía, desde la totalidad del otro, no desde el qué viene o por qué viene o qué necesita

-JJL: es el coche -risas-, ese es el coche, dejar que el otro, confiar en que el otro sabe lo que necesita y dejar que emerja

-JC: Lo sabe, lo sabe. Él no sabe que sabe. Tiene que emerger

-JJL: Permitir con la pregunta adecuada y con la actitud de escucha adecuada que eso emerja

-JC: Ayer veíamos, ayer llegamos a un campo muy difícil de mujeres resentidas, heridas en conflicto con lo masculino, con la autoridad y pues obviamente, una intervención ahí…entonces, lo primero es decidir no intervenir, esa es la primera decisión, el intervencionismo nos mató, el estar cuadriculados allí en un debería ser. Tú tienes un esquema general, sabes a dónde vas y qué es lo que pretendes; con lo que pretendas es que emerja lo que el sistema sabe, conoce y necesita, allí donde le podemos ayudar, pero si eso no emerge no podemos ayudar. Entonces, lo primero que ocurre es que va el movimiento superficial que también hay que inducirlo porque muchas veces ni siquiera este movimiento superficial ocurre y ese movimiento superficial es olvidarte del propósito, olvidarte del objetivo, meterte en el presente, resonar con el sistema, jugar si se quiere, hacerlo de una manera lúdica. ¿Qué hicimos ayer? Primero, decidimos no hacer nada, que es la mejor manera de hacerlo; en segundo lugar, dejar que emergiera del contexto algo que emergió, ser gatos, ser leones, ser perro, ladrar, jugar; en tercer lugar, dejar que el sistema confluya, que se unifique, entonces todos los niños se empiezan a unificar en torno de eso y cuando los niños vienen, entonces vienen las mamás y cuando las mamás puedan jugar y reír con los niños y con nosotros, ya hacemos parte del sistema; entonces, como no ser un observador externo del sistema, sino ser parte de él, para no generar alergias, ni prevenciones, ni relaciones verticales que es lo que ocurre y, ya en ese momento, entonces el sistema como se ha movido el maremoto de lo externo, está dispuesto a mostrar lo que había sumergido en el océano, en el ser, en lo que el ser necesita. Una vez que emerja lo del ser, generar -y eso si es un método- internamente una actitud, yo soy el otro, esta es mi historia, es parte de mi propia historia o es la historia de mi papá o de mi mamá, es decir, enmarcar eso adentro…

Sigue el ciclo completo del ciclo de entrevistas EntreNos, haciendo CLIC AQUÍ

DR. JORGE CARVAJAL

El Dr. Jorge Carvajal es médico cirujano de la Universidad de Antioquia (Colombia). Escritor, docente, investigador, con cuarenta años de práctica clínica dirigidas a la integración de diferentes sistemas médicos. Creador de la Sintergética y Manos para sanar. Es presidente honorífico de la Asociación Internacional de Sintergética (A.I.S.).

DR. JUAN JOSÉ LOPERA

Médico, Universidad CES 1987.  Comenzó su formación y participación activa en la Sintergética desde el comienzo de sus estudios universitarios al lado del Dr. Jorge Carvajal.

Diplomado en Gestión Clínica y Organicional del Estrés (Institute of Heartmath).

Docente titular en Sintergética (AIS).

Máster en Programación Neurolingüística (Richard Bandler, Global NLP), en Coaching de vida, ejecutivo y emocional (Global NLP), así como en Coaching Sistémico (Talent Managment).

SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Estamos decididos a cuidarte. Conoce como mejorar a nivel físico y emocional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »