fbpx

 

Estoy muy emocionado. Justo en este instante, empujada por un evento infinitesimal (un virus, agente microscópico) y la toma de consciencia que sus consecuencias sistémicas generan, la humanidad asiste a lo que podría ser la más grande revolución sicosocial y científica de todos los tiempos. No imagino las consecuencias que puede llegar a tener la posibilidad de reconocer científicamente que la tierra y su campo electromagnético, además de ser sensibles a variaciones en campos electromagnéticos extrasistémicos, “perturbaciones en la fuerza”, de origen macrocósmico (tormentas solares, lejanas explosiones de estrellas, pulsares y quasares), sufre “perturbaciones” concretas y medibles con instrumentos apropiados cuando la humanidad, nosotros, nos alineamos en emociones, sentimientos, pensamientos y estados de coherencia compartidos.

Algunos apuntes históricos

Los antiguos sabios lo sabían. Durante siglos, mejor dicho, milenios, hemos escuchado voces que desde todas las tradiciones sagradas de la humanidad nos hablan de la consciencia como un campo unificador, origen y destino de todas las manifestaciones tangibles (“…porque en Él vivimos, nos movemos y existimos…” Pablo, Hechos de los apóstoles).

De muchas maneras, las grandes religiones y tradiciones espirituales han señalado desde siempre que quizás, el objetivo principal de la existencia humana consiste en reconocer, ser sensibles a y actuar en consonancia con ese campo de consciencia reconociendo la interdependencia, la interconexión, la unidad intrínseca de todo cuanto existe que, como concepto precursor de la teoría general de sistemas nos explicaba en términos más alegóricos, metafóricos, religiosos y poéticos la naturaleza de las interacciones sutiles y continuas entre átomos, moléculas, tejidos, órganos, organismos, conglomerados sociales y desde esa perspectiva, justificaba las bases éticas de preceptos, mandamientos y códigos de conducta religiosos y sociales.

Noosfera, campo de resonancia mórfica… “la fuerza” de los Jedis y otras maravillas

A lo largo de la historia ha habido múltiples referencias a ese “campo” de consciencia. A finales del siglo XIX, Vladimir Vernadski, científico ruso, acuñó el término Noosfera, haciendo referencia a una de las fases evolutivas del planeta basada en la capacidad del pensamiento y la cognición humana para transformar los procesos vitales (biosfera) y la configuración física (geosfera) de la tierra.

Más tarde, ampliando su ámbito de referencia y acción e incluyendo lo espiritual, Teilhard de Chardin se refirió con ese concepto al campo unificado de las consciencias, los pensamientos, las emociones y sentimientos de la humanidad. Para Teilhard, la fase evolutiva de la Noosfera, culmina en la “Cristosfera”, el verdadero estado de consciencia unificada, el encuentro de la humanidad en el estado de Amor y Sabiduría anunciado por los grandes avatares de las diferentes religiones y tradiciones ancestrales del planeta.

Indirectamente, el célebre psicoanalista suizo, Carl Gustav Jung, hace referencia a ese “campo unificado de consciencia” con su famosa descripción del inconsciente colectivo y la forma en la que emergen y se manifiestan los arquetipos transculturalmente, a través de conductas, paradigmas, sueños y experiencias trascendentales.

TSG

Justo en la época en la que Jung desarrollaba el concepto del inconsciente colectivo, emerge la teoría general de sistemas (Ludwig von Bertalanffy) como un concepto integrador que, desde las ciencias biológicas se extiende a todas las áreas del saber humano. Muchos de los desarrollos tecnológicos que disfrutamos en la actualidad, son resultado directo de la TGS a través de ciencias como la informática, la cibernética, la sociología, la psicología social etc.

A partir del reconocimiento de “interacciones no lineales”, de la “no localidad”, de “propiedades emergentes”, de “circuitos iterativos de alta complejidad”, la TGS nos permite conocer, explicar y aplicar muchas de las interacciones sutiles y “sistémicas” que se dan al interior de los seres vivos y de los sistemas complejos (Ecosistema).

Hasta entonces, a nivel científico, las teorías de “campo”, sólo hacían referencia al ámbito de las interacciones electromagnéticas en zonas muy definidas del espectro. La teoría general de sistemas permitió que comenzáramos a darnos cuenta de que, en las interacciones sociales, biológicas, moleculares, también se creaban “campos” (zonas de influencia), con leyes y características muy definidas y un propósito claro.

El “campo de resonancia mórfica” de Rupert Sheldrake, las configuraciones sistémicas familiares y organizacionales de Bert Hellinger y, eventualmente, la gran teoría del campo unificado de la física moderna (Hawking), apuntan en la misma dirección con elementos diferentes.

“Siento una perturbación en La Fuerza”

En varios puntos del planeta (que cumplen ciertos requisitos geomagnéticos que garantizan la idoneidad de las mediciones obtenidas), se han instalado medidores ultrasensibles del campo magnético terrestre y sus variaciones. El proyecto se llama Global Coherence Iniciative y es patrocinado entre otras instituciones por el Noetic Sciences Institute y por el Institute of Heartmath.

El punto crucial que la Iniciativa de Coherencia Global que propone, es precisamente, desarrollar las metodologías capaces de medir las “perturbaciones” en diferentes campos sutiles, sensible y ya ampliamente conocidos (campo electromagnético terrestre), debidos a esas interacciones que ocurren en la Noosfera, en la “Emocionosfera”, en el Inconsciente Colectivo, en el Campo de Arquetipos Mórficos, frente a hechos que vinculan a la humanidad como un todo; ¿qué escenario más propicio que la actual pandemia?

Las mediciones preliminares son prometedoras. Si el equipo a cargo (la lista de nombres es extensa), lo consigue de manera clara y definitiva, creo que uno de los primeros impactos será a nivel de la ética profunda (…pues el hombre es como piensa en su corazón…), a nivel de la responsabilidad compartida ante este mundo, ante esta existencia cuyo manual de instrucciones nos llega escrito en un lenguaje que aún no entendemos a cabalidad.

Entonces, al reconocer racionalmente la interdependencia sistémica a partir de hechos y datos, al darnos cuenta de manera inequívoca que nuestros pensamientos y estados de ánimo influyen de manera decisiva en el funcionamiento del mundo natural, quizás despertemos a la responsabilidad que tenemos constantemente frente a nuestros pensamientos, estados de ánimo, palabras y acciones y quizás, aquellos para quienes las voces en el desierto no han sido suficientes, puedan reconocer el impacto de la economía basada en principios de saqueo de los recursos naturales, de las actitudes egoístas y ambiciosas y al reconocer que todos hacemos parte de la cadena de causas y consecuencias, tomar esa actitud que rescatará al planeta (y a todos nosotros) de esa caída libre en la que nos encontramos.

Nota final:

Escribo lo anterior desde el entusiasmo. Hay muchas voces más autorizadas que la mía para hacerlo y seguramente lo han hecho o lo harán. Que así sea y que entre todos sostengamos a esa última gota, la que, sin el apoyo de todas nuestras gotitas, no sería capaz de derramar el vaso…

Juan José Lopera

DR. JUAN JOSÉ LOPERA

El Dr. Juan José Lopera es Médico egresado en la Universidad CES.  Comenzó su formación y participación activa en la Sintergética desde el comienzo de sus estudios universitarios al lado del Dr. Jorge Carvajal.

Diplomado en Gestión Clínica y Organicional del Estrés (Institute of Heartmath).

Docente titular en Sintergética (AIS).

Máster en Programación Neurolingüística (Richard Bandler, Global NLP), en Coaching de vida, ejecutivo y emocional (Global NLP), así como en Coaching Sistémico (Talent Managment).

SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Estamos decididos a cuidarte. Conoce como mejorar a nivel físico y emocional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
Powered by