fbpx

 

Nada más etéreo, inespecífico y encasillado como la palabra amor, pero nada más sanador como su verdadera expresión en nosotros. De la forma en que creamos conseguir el amor en nuestros padres o nuestros más cercanos cuidadores, partirán las creencias que fundamenten nuestras interpretaciones de los hechos cotidianos y nuestra modalidad de afrontamiento por el resto de nuestras vidas. Así nuestro devenir transcurre en una eterna búsqueda de ese amor primigenio, que alguna vez creímos incompleto, y que creemos será saciado en el tener, en el poder, en el sexo, en el saber.

Y si supiéramos que ese amor ha estado con nosotros siempre, que no tenemos que ir a ningún lado a buscarlo, que estaba más cerca de lo que creíamos: en nuestro propio corazón, y si pudiéramos reconocerlo en los ojos del niño que encontramos a nuestro paso, en la flor que despliega sus colores y aromas para nosotros, en el sabio, y en el que sufre. Si pudiéramos traerlos a todos al corazón y experimentar la dicha de ser en cada uno de ellos, convertirnos en el olor, el sabor, la lágrima, el canto, y al incluirlos en el corazón emitir esa sensación de gozo divino que nos da la unidad, ya no necesitaríamos más medicamentos para el dolor, la inflamación, el cáncer o la depresión, ya no tendríamos que ir tras la molécula salvadora porque la única molécula que necesitamos está y ha estado siempre en nuestro interior.

Podríamos comprender desde el corazón que el amor de nuestros padres nos fue de sobra entregado a través del milagro de la vida, que sólo a través de la manifestación de un infinito amor, que permitió la expresión de la vida en la unión de dos células, es posible nuestra existencia, y que esos seres, a través de los cuales esta presencia se ha dado, han hecho lo mejor que han sabido hacer y nos han permitido tener las experiencias necesarias, para llegar al mayor y más profundo aprendizaje de todos, aquel que en ninguna biblioteca se podrá encontrar: que detrás de todos y de todo hubo siempre un propósito de amor.

Autora: Pilar Salazar

Pilar Salazar es médica y cirujana, especialista en neuropsicología y psicología clínica, máster en psiconeuroinmunoterapia, docente internacional de Sintergética, Manos para sanar y especialista en Medicina China.
Pilar cuenta con más de 15 años de experiencia, clínica y docente

SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Estamos decididos a cuidarte. Conoce como mejorar a nivel físico y emocional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
Powered by