PISCIS: RECONOCER QUE TODO ES DIOS

Isabella Di Carlo

La Luna Llena de Piscis este año es el jueves 1 de Marzo a las 04.27 hora española; es recomendable reunirse para le Meditación grupal, el miércoles 31 a la noche.

Piscis el ultimo signo, representa la síntesis y el regente del sigo, Júpiter, le da la experiencia de la conciencia universal. En el cuerpo, el signo de agua de Piscis gobierna los dos pies, pero también el punto superior, Sahasrara el centro de la cabeza. Podríamos decir que es como Dios, el principio y el final, la meta y los pasos que caminan la senda. Piscis es el océano de la creación y es el Creador.

ALINEACION

Sahasrara es el punto de la máxima conciencia en nosotros; es el centro del loto de mil pétalos en la parte superior de nuestra cabeza. Este centro superior es representado como el asiento de la divinidad absoluta, sin atributos. No podemos acercarnos a ella directamente y no debemos tener la ilusión de que podemos alcanzar la conciencia del Sahasrara así como así. Sin embargo, podemos meditar sobre lo divino en este centro e imaginar cómo la conciencia y toda la luz emergen desde allí. La luz se expresa a través del centro Ajna; ilumina a nuestro sistema íntegro con todos sus centros y guía nuestra vida. Esta contemplación diaria nos hace receptivos a los impulsos de los planos superiores y nos llena con las energías del alma. Nuestra conciencia se activa reflexionando sobre esta información.

REDENCION, NOSTALGIA

Piscis es redención, nos redimimos eligiendo el conocimiento, la verdad, la belleza, el servicio.  Nos redimimos desnudando amablemente el ego de sus defensas, desmontando sus muros, llevando las piedras a los ríos, construyendo puentes. Nos redimimos amando.

Piscis también es la profunda nostalgia de la unidad que lleva a viajar a Dios. Nostalgia en el sen-tido más positivo del término, como anhelo, como motor, como determinación incluso; hasta ese estadio descrito por Santa Teresa como:

“Quien a Dios tiene, nada le falta,

sólo Dios basta”.

LO SUBLIME

Quizás sea el período del año en que la sensibilidad superior está en su apogeo, en que interiorizarnos es más fácil, en que ver la belleza resulta más cotidiano. Este año en particular la presencia de Venus en Piscis ayuda y es muy propicio reconocerlo.

Lo sublime no está lejos, está aquí entre nosotros; es ver a ese mismo Dios que habita en nuestro corazón, en los ojos del otro; escucharlo en su palabra, percibirlo aún en su sombra y su dolor, como la promesa cierta de una futura revelación. Es tocar la vida con el corazón, reconociendo la esperanza de la armonía en la desarmonía, la lección de vida en la enfermedad, el infortunio y la pérdida. Es dejarse modelar por el amor, que es sentir la benevolencia de Dios en todo, y saber que más ala d ellas apariencias, todo ocurre para hacernos mejores.

Piscis es la senda del salvador, la que todo servidor transita. Vamos como peregrinos de la hermandad, llegaremos como templos del espíritu, sembradores de un mundo de justicia, paz y libertad. Avanzamos cada vez que nuestra voluntad personal cede paso a la voluntad del alma, se amalgama con ella, se disuelve en ella; hasta el día en que en verdad podamos decir “Hágase Padre tu voluntad y no la mía”.

EL SENDERO DE LA UNION

Piscis es demasiado sublime para que lo atisbemos, ni de puntillas subidos a una nube vemos. No concebimos en el “conócete a ti mismo” que lo que hemos de llegar a conocer es a Dios en nosotros. No nos cabe la idea que el cuerpo es un templo con dimensiones planetarias, solares y cósmicas y que, a través de la alineación, andando el Sendero desplegamos las inteligencias solares y cósmicas.  Sin embargo, aunque estemos lejos, escuchar a un Maestro hablar de Sahasrara, nos inspira. “El centro de la cabeza representa el final de la conciencia limitada y el paso a planos superiores. Las enseñanzas de sabiduría hablan de tres soles que deberíamos asociar entre sí en nuestro interior:

El sol cósmico, Aditya, está situado en Sahasrara.

El sol central, Savitri, permite que la luz superior se vierta a través del centro Ajna.

Y el Sol central de nuestro sistema, Surya, irradia en el centro del corazón.

Su luz dorada llena nuestro cuerpo y penetra más allá de nuestro entorno. En el centro del corazón podemos visualizar la Jerarquía Espiritual y cómo los Maestros reciben la Luz desde los centros superiores y distribuyen sus energías curativas sobre el planeta.

En el centro Sahasrara podemos meditar sobre la Madre del Mundo, a través del cual el Padre se expresa a sí mismo. En la parte superior de la frente y en el centro Ajna podemos visualizar Shamballa, el ashram oculto, que está relacionado con el centro de la cabeza. En el planeta ésta está localizada en los planos etéricos sutiles del desierto de Gobi, y Sanat Kumara reside en su centro. Podemos pedir su bendición para que algún día podamos estar en su presencia.” Master KPK

LOS RAYOS

En Piscis hay una alquimia, para quienes transitan con compromiso el sendero del alma, entre el segundo rayo (Júpiter) con el primero (Plutón), que confiere amor, compasión, experiencia de unidad, voluntad de sacrificio y voluntad de unirse al Padre.

El 6º Rayo de Devoción e Ideal también está presente a través de Neptuno, con el poder de inspirar, alentar a través de los ideales.

El regente exotérico transmite energía a nuestra personalidad; en este caso es Júpiter la energía del segundo rayo.

El regente esotérico transmite energía a la personalidad fundida con el Alma, o al Alma a la Triada Espiritual, o incluso a la Mónada. En este caso, es Plutón quien transmite la energía del primer rayo.

Piscis tiene otra conexión, se relaciona con la Jerarquía creativa primera o suprema que a su vez se relaciona con el tercer rayo.

Esto significa que, en el mes de Piscis, y especialmente en la Luna Llena de Piscis, la humanidad está bajo el influjo de:

La energía del primer rayo funciona en la consciencia como:

Intención, Decisión, Adecuación a la meta, Empeño, Autoejercicio. Estas virtudes tienen la cualidad del primer rayo. Purifican y aniquilan los obstáculos que obstaculizan nuestro avance por el sendero.

La energía del segundo rayo, cuando se expresa como virtudes, crea todas las relaciones magnéticas y la sabiduría que nos conducen adelante por el sendero de la espiritualización. En este rayo, expandimos nuestra cualidad del corazón. Acrecentamos nuestro amor hacia toda la existencia, y la visión de la unidad y la fraternidad se convierte en una realidad dentro de nosotros.

La energía del tercer rayo es el análisis, la relación, la adaptación, la matemática y la arquitectura, y nos da modos y medios prácticos de lograr nuestra meta.

La energía del sexto rayo es la fuente de la voluntad de causar, de la devoción, de la aspiración intensa y la perseverancia.’

Todas estas energías están disponibles en la época de la Luna Llena de Piscis cuando están en con-tacto estrechísimo con nuestro planeta. El contacto y la asimilación se realizan a través de la meditación sobre las virtudes de los rayos. Esto crea el magnetismo en los planos superiores para recibir las energías de los rayos relacionados con las virtudes.

Piscis tiene un Alma del segundo rayo y una personalidad del sexto rayo, y porque estos dos rayos guardan mutua correspondencia.

La prueba continua a la que está sujeto un pisciano es:

“Hágase, Padre no mi voluntad sino la Tuya”.

A través de estas pruebas el hombre se funde gradualmente con la voluntad del Alma, eventual-mente con la Tríada Espiritual, y posteriormente con la Mónada. A medida que este control aumenta progresivamente, y así aumenta el campo de servicio de un grupo, a una nación, al mundo.

LA MEDITACION DE LA LUNA LLENA DE PISCIS

  1. Relajarse y estar en silencio.
  2. Pronunciar juntos 7 OM
  3. Visualizar al grupo como un vértice dentro de una red mundial de triángulos equiláteros, red que lo une con todos los grupos de meditadores, sentir que nos unimos a esa gran corriente de todo corazón. Saludar internamente a los meditadores de todos los países y a todos los que sirven.
  4. Visualizar otro nivel de la red de recepción de la energía: ser conscientes de la Jerarquía planetaria, del Gran Ashram de los Himalayas y de los Ashrams secundarios en muchas montañas sagradas del mundo.
  5. Visualizar la red de emisión de energía, la Constelación de Piscis, Neptuno, Pluton, Jupiter y el Sol. Somos conscientes de que están activos los Rayos 1º, 2º, 3º y 6º así como la energía de Síntesis.
  6. Salutación a Cristo, el Jefe de la Jerarquía, el Maestro de Angeles y hombres.
  7. Meditar en este pensamiento-semilla:

“¿Cómo puedo manifestar la Voluntad del Creador Omnipotente en mi vida?” Tratar de hallar respuestas a esta pregunta.

  1. Visualizar que está usted de pie en una catarata, que purifica su naturaleza triple.
  2. Usar el “Mantram de la Unificación”.

Los hijos de los hombres son uno solo y yo soy uno con ellos.

Busco amar, no odiar.

Busco servir, no exigir debido servicio.

Busco curar, no herir.

 

Que el dolor traiga debida recompensa de luz y amor.

Que el Alma controle a la forma externa de vida y todos los

acontecimientos, y revele al amor que subyace en los sucesos del tiempo.

 

Que vengan la visión y la intuición; que el futuro se revele.

Que se manifieste la unión interior y desaparezcan las divisiones externas.

Que el amor prevalezca.

Que todos los hombres amen.

  1. Decir la Gran Invocación.

 

BIBLIOGRAFÍA

La sinfonía del Zoodíaco – Torkom Saraydarian.

Varias conferencias del Maestro KPK.

piscis

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »